Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Salazar Bondy ayer y hoy

Joaquín Hernández Alvarado
Guayaquil, Ecuador

“¿Existe una filosofía de nuestra América?”, fue el título de un pequeño libro editado en el año de gracia de 1968 por Siglo XXI Editores y a la vez uno de los cuestionamientos más radicales a todo el quehacer filosófico latinoamericano realizado hasta esa época. No solo al pensamiento sino también al establishment académico en que se da necesariamente el filosofar. Quien lo hizo fue un filósofo peruano, formado en la tradición de la fenomenología, el pensamiento analítico y la historia de las ideas, Augusto Salazar Bondy. Tres años antes había publicado, en dos volúmenes, en la edición de Francisco Moncloa, Historia de las ideas en el Perú contemporáneo, donde, después de hacer un recorrido de todo el pensamiento de su país desde los últimos 15 años del ochocientos hasta finales de la década de los cincuenta del siglo XX, anticipaba la problemática que plantearía para toda la región en su pequeño libro. Fue a la vez una osadía intelectual y un signo de los tiempos de insurgencia generalizada que se vivía en todas partes.

Joaquín Hernández Alvarado
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

“¿Existe una filosofía de nuestra América?”, fue el título de un pequeño libro editado en el año de gracia de 1968 por Siglo XXI Editores y a la vez uno de los cuestionamientos más radicales a todo el quehacer filosófico latinoamericano realizado hasta esa época. No solo al pensamiento sino también al establishment académico en que se da necesariamente el filosofar. Quien lo hizo fue un filósofo peruano, formado en la tradición de la fenomenología, el pensamiento analítico y la historia de las ideas, Augusto Salazar Bondy. Tres años antes había publicado, en dos volúmenes, en la edición de Francisco Moncloa, Historia de las ideas en el Perú contemporáneo, donde, después de hacer un recorrido de todo el pensamiento de su país desde los últimos 15 años del ochocientos hasta finales de la década de los cincuenta del siglo XX, anticipaba la problemática que plantearía para toda la región en su pequeño libro. Fue a la vez una osadía intelectual y un signo de los tiempos de insurgencia generalizada que se vivía en todas partes.

Han pasado, desde la aparición de los dos libros, más de 45 años. En el ínterin surgieron dictaduras militares en buena parte de América Latina y se declararon “guerras sucias”, sobrevino el llamado retorno a la democracia, fueron los años de gloria de la teología y de la filosofía de la liberación, se inició la agonía prolongada de la revolución cubana y el envejecimiento sin remedio de las utopías revolucionarias y su substitución por populismos sin ideología precisa. Caducaron rostros, posturas, gestos, instituciones y hasta nombres de revistas, hoy imposibles. ¿”Cuadernos de pasado y presente” no era más una toma de posición que el nombre de una editorial?

“El primer vicepresidente del Congreso de la República, el presidente del Fondo Editorial del Congreso de la República y el presidente del Banco Central de Reserva del Perú tienen el agrado de comunicar la presentación de la publicación de Historia de las Ideas en el Perú contemporáneo ¿Existe una filosofía de nuestra América? de Augusto Salazar Bondy. La ceremonia se realizará el lunes 3 de junio a las 6:30 de la tarde en la sala Grau del Congreso de la República”.

En una presentación sobria, la invitación da cuenta del significado del evento y sobre todo del sentido de esta nueva edición: el cuestionamiento de Salazar constituyó el balance crítico del quehacer filosófico peruano y latinoamericano pero también el estado de la cuestión en que se desarrollaría dicho pensamiento durante el siguiente cuarto de siglo.

Los historiadores de las Ideas como Leopoldo Zea, los filósofos de la liberación ut sic como Enrique Dussel, los filósofos críticos como Arturo Roig asumieron a su manera el planteamiento de Salazar y lo llevaron al límite de sus posibilidades. Considerados dichos libros justamente clásicos y editados por una decisión que honra al congreso peruano y a los demás organismos participantes, se abre una nueva etapa para el estudio del pensamiento de Salazar desde nuevas perspectivas.

* El texto de Joaquín Hernández ha sido publicado originalmente en el diario HOY.