Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Caso Snowden destaca el doble standard de Ecuador

The Washington Post
Washington, Estados Unidos

El domingo, China hizo una demostración de falta de respeto por la Administración Obama, facilitando el vuelo de Edward Snowden. Rusia puede hacer lo mismo. Pero cuando se trata del descaro anti-estadounidense, nadie como Rafael Correa, el líder autocrático de la pequeña y empobrecida Ecuador. El señor Correa y su ministro de Relaciones Exteriores dijeron el lunes que estaban considerando una solicitud de asilo para el Sr. Snowden. Si lograra encontrar su camino a América del Sur, parece probable que el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional recibiría la misma bienvenida que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que ha pasado el último año en la embajada del Ecuador en Londres.

The Washington Post
Washington, Estados Unidos


Publicidad

El domingo, China hizo una demostración de falta de respeto por la Administración Obama, facilitando el vuelo de Edward Snowden. Rusia puede hacer lo mismo. Pero cuando se trata del descaro anti-estadounidense, nadie como Rafael Correa, el líder autocrático de la pequeña y empobrecida Ecuador. El señor Correa y su ministro de Relaciones Exteriores dijeron el lunes que estaban considerando una solicitud de asilo para el Sr. Snowden. Si lograra encontrar su camino a América del Sur, parece probable que el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional recibiría la misma bienvenida que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que ha pasado el último año en la embajada del Ecuador en Londres.

Recibir al Sr. Snowden permitiría a Correa avanzar en su más cara ambición: sustituir al difunto Hugo Chávez como el más importante de los demagogos estadounidenses del hemisferio. Frustrar el intento del Departamento de Justicia para perseguir al fugitivo estadounidense. Sin embargo, a nuestro entender, todo podría valer la pena si el caso llegara a enfocar la atención del público, y del Congreso, sobre la propia represión de la libertad de expresión por parte del Sr. Correa y sobre su intento de erigirse en un obstáculo de EE.UU., incluso mientras se benefician de las preferencias comerciales de los Estados Unidos.

Durante años, el Sr. Correa ha sido conocido por sus enjuiciamientos a periodistas de su propio país y sus intentos de destruir la oficina para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos. Pero es mes se superó a sí mismo: Pero este mes se superó a sí mismo: un poder legislativo complaciente aprobó una nueva ley de medios, ampliamente conocida como “ley mordaza”, que fue descrita acertadamente por la Asociación Interamericana de Prensa como “el revés más serio para la libertad de prensa y de expresión en la historia reciente de América Latina “.

El Sr. Snowden debería interesarse particularmente el artículo 30 de la ley, que prohíbe la “libre circulación, en especial a través de los medios de comunicación” de la información “protegida por una cláusula de reserva establecida por la ley”. La legislación faculta a un nuevo superintendente de la información y comunicación sancionar duramente a cualquier persona involucrada en la liberación de dicha información, incluso antes de que sean procesados ​​en los tribunales. En otras palabras, si el Sr. Snowden hubiera filtrado informaciones en Ecuador, no sólo él sino también a cualquier periodista que hubiera publicado su información, sería objeto de sanción financiera inmediata, seguida de un enjuiciamiento.

Otras disposiciones de la nueva ley de comunicación de Ecuador limitan los medios de comunicación privados al 33 por ciento del mercado de la radiodifusión y establececen el nuevo delito de “linchamiento mediático”, definido como la difusión de la información que reduzca la credibilidad pública de alguien, por como ejemplo la del Sr. Correa. Como ha sostenido el Comité de Protección de Periodistas,”esta legislación pone en la ley un objetivo clave de la presidencia de Correa: amordazar a todos los críticos.”

Algunos podrían encontrar extraño que se conceda refugio a los autoproclamados denunciantes de un país, mientras se sofoca a los de su propio país. No al señor Correa, que durante años ha estado haciendo campaña en contra de Estados Unidos, mientras que depende de él para apuntalar la economía de su país con preferencias comerciales. Gracias a la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga, Ecuador (que usa el dólar como su moneda) es capaz de exportar a Estados Unidos muchos productos libres de impuestos, apoyando de esa manera unos 400.000 puestos de trabajo en un país de 14 millones de personas.

Como suele suceder, las preferencias expirarán el próximo mes a menos que sean renovadas por el Congreso. Si el señor Correa da la bienvenida al Sr. Snowden, habrá una manera fácil de demostrarle que enfurecer a los Yanquis tiene su precio.

* Editorial del diario estadounidense The Washington Post, publicado el 25 de junio de 2013. Traducción de LaRepública.