Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La alcaldía de Quito. La parte de los críticos

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

En medio del lanzamiento de propuestas, candidaturas, pactos, uniones, etc, el país vive una época trascendental en cuanto a procesos democráticos se refiere. En lugar de proponer cambios sistemáticos, se plantea no “enfrentarse” al poder porque no es beneficioso si se quiere llegar a la alcaldía. Personalmente, discrepo con las personas que ven al ejercicio democrático como una forma oportuna para realizar alianzas con los que dicen estar combatiendo. Una oposición con propuestas claras, coherentes y sin miedo al debate y a la crítica es la que verdaderamente alimenta los valores democráticos.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

El primer libro de la obra maestra de Roberto Bolaño, 2666, titulada “La parte de los críticos” engloba la historia de cuatro personajes que tienen un objetivo común, el hallazgo de Benno Von Archimboldi, su escritor preferido. Estos cuatro personajes vienen de países y realidades distintas, pero su afán de conocer a Archimboldi los lleva a trabajar juntos y entablar una relación, llamémosla, académica.

Cada uno de estos personajes creía que era el que más “amaba” la causa (encontrar a Archimboldi), y se ayudaban mutuamente en medio de un contexto que pasaba desapercibido.

En el caso de la alcaldía de Quito el contexto que pasa desapercibido por algunos candidatos es el decrecimiento de los valores democráticos.

En medio del lanzamiento de propuestas, candidaturas, pactos, uniones, etc, el país vive una época trascendental en cuanto a procesos democráticos se refiere. En lugar de proponer cambios sistemáticos, se plantea no “enfrentarse” al poder porque no es beneficioso si se quiere llegar a la alcaldía. Personalmente, discrepo con las personas que ven al ejercicio democrático como una forma oportuna para realizar alianzas con los que dicen estar combatiendo. Una oposición con propuestas claras, coherentes y sin miedo al debate y a la crítica es la que verdaderamente alimenta los valores democráticos.

Si bien comprendo la actitud de Rodas y Ricaurte, me parece que no contribuyen al fortalecimiento de la democracia. Entiendo la complejidad de enfrentarse al candidato oficialista, pero es una oposición coherente, responsable y con entendimiento de la realidad la que, si llega a ganar una alcaldía tan importante como la de Quito, pueda empezar reconstruyendo ciertos pilares democráticos que han decaído a lo largo de los años.

En el libro de Bolaño, los personajes no comprenden la magnitud de los eventos que sucedían en ciudad Juárez para la época. En la realidad de Quito, los propios candidatos no comprenden el entorno en el cual ellos formulan propuestas y se muestran temerosos ante el régimen. Temerosos a la crítica y al restablecimiento de la democracia.