Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Patria

Alberto Molina
Quito, Ecuador

El Ministerio de Defensa Nacional (MIDENA), normalmente, publica la revista de Fuerzas Armadas tres veces al año; su publicación se hace en homenaje al Ejército, Marina y Aviación en sus fechas clásicas. Se podría decir que constituye el órgano oficial de dicha cartera de Estado, el comité editorial se encarga de seleccionar con rigurosidad  los artículos enviados por oficiales de FF.AA. y por destacados ciudadanos civiles; los temas abordan con profundidad la problemática de la seguridad y defensa nacional; no hay espacio para sesgos ideológicos o para temas extraños a la actividad militar.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

El Ministerio de Defensa Nacional (MIDENA), normalmente, publica la revista de Fuerzas Armadas tres veces al año; su publicación se hace en homenaje al Ejército, Marina y Aviación en sus fechas clásicas. Se podría decir que constituye el órgano oficial de dicha cartera de Estado, el comité editorial se encarga de seleccionar con rigurosidad  los artículos enviados por oficiales de FF.AA. y por destacados ciudadanos civiles; los temas abordan con profundidad la problemática de la seguridad y defensa nacional; no hay espacio para sesgos ideológicos o para temas extraños a la actividad militar.

Otra publicación hecha por el MIDENA es el Libro de la Defensa Nacional, más conocido como Libro Blanco, este importante documento contiene la definición de las políticas de seguridad y defensa, aspectos operacionales, tales como el reclutamiento, entrenamiento y despliegue de las FF.AA., el presupuesto, el nivel del gasto; detalles de la capacidad operativa existente, etc. Vale la pena señalar que Chile fue el primer país que publicó el Libro Blanco, en 1997; el presidente Eduardo Frei, al presentar el libro, expresó: “La Política de Defensa es una tarea nacional, esto es, una política de Estado, suprapartidista, coherente, consensual y gestada en el seno de las instituciones democráticas. (…)”.

Igualmente, el MIDENA hace publicaciones históricas que orientan el pensamiento cívico y patriótico, no solo de los militares, sino de la ciudadanía en general; libros como “Misión y Esencia de las Fuerzas Armadas”, que es una recopilación de los discursos del Presidente José Ma. Velasco Ibarra sobre las FF.AA. Discursos que demuestran que ningún presidente se ha expresado con mayor profundidad y sabiduría sobre la esencia y destino de la institución militar. El libro “Sucre, Vencedor de Pichincha y Tarqui”, un conjunto de ensayos como homenaje a uno de los hombres más grandes de la epopeya de la independencia de América, en el bicentenario de su nacimiento.

Lo señalado es un brevísimo recuento de lo publicado por el MIDENA, antes de la llamada revolución ciudadana. En días pasados ha circulado una publicación hecha por el MIDENA, con el título de Patria, Análisis Político de la Defensa (Dic 2013/Mar 2014). En los artículos publicados se evidencia el sesgo ideológico de izquierda de sus autores (ningún militar); se habla de “la corriente nacionalista revolucionaria que lidera el presidente Correa”; se hace mención al marxista peruano Mariátegui; no faltan los adjetivos de “imperialista”, “neocolonialista”, de la “arrogancia y del poder unipolar”, etc.

La ministra Espinosa se refiere a la Alianza del Pacífico como un factor debilitador de las políticas de integración regional; nada dice de la Alba, ese grupo de naciones donde la democracia es sólo un membrete. Los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, al parecer, es un asunto nuevo para los militares. Vale recordar que en 1992, se firmó por primera vez en Latinoamérica un convenio entre el Ministerio de Defensa y la Asociación Latinoamérica para los Derechos Humanos (ALDHU), para capacitación en DD.HH. para el personal militar. Igual, se creó la cátedra de  Derecho Humanitario en todos los institutos militares.

Nada ni nadie podrá soslayar la gloriosa historia de nuestras heroicas Fuerzas Armadas queridas, admiradas y respetadas por el pueblo ecuatoriano.

Ahora podemos decir que ya tenemos Patria, pero sólo la revista.