Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La confianza

Juan Carlos Díaz-Granados Martínez
Guayaquil, Ecuador

Existen varios caminos para atraer liquidez al Ecuador.

Juan Carlos Díaz-Granados Martínez
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Existen varios caminos para atraer liquidez al Ecuador.  El primero es eliminar el impuesto de salida de divisas para fomentar la inversión extranjera.  Pocos extranjeros están dispuestos a invertir en un país que cobra 5 % para repatriar capitales.  El libre comercio implica libre circulación de capitales y pagos.

Otro camino para atraer liquidez es firmar acuerdos de libre comercio para ampliar el mercado de consumidores de nuestros productos.  Deberíamos concentrarnos en vender más y no comprar menos, como el sector público plantea.

Es raro que el 29 de junio Estados Unidos haya extendido hasta el 31 de diciembre del 2017   el sistema general de preferencias arancelarias (SGP), beneficiando con arancel cero la entrada de aproximadamente 400 subpartidas de la oferta exportable ecuatoriana.  Digo raro porque fue una decisión unilateral de Estados Unidos, mientras que la postura del régimen fue renunciar a este beneficio antes de su vencimiento.  Lo ideal es buscar una solución permanente con nuestro principal socio comercial y no depender de la buena voluntad de Washington.  En un reporte del Congressional Research Service del 2014, se recomendó un TLC como  solución viable con Ecuador.  Deberíamos esforzarnos por firmarlo.

Otra opción para ampliar nuestro mercado de consumidores y atraer liquidez es firmar un acuerdo comercial definitivo entre Ecuador y la Unión Europea (UE).  Para alcanzarlo, se requiere cumplir tres pasos.  Primero, que Perú y Colombia firmen el protocolo de adhesión para que Ecuador pueda integrar el Acuerdo Multipartes.  El inconveniente es que esos países no firmarían, a menos que se levanten las salvaguardias que Ecuador impuso.

Segundo: sensibilizarse ante los requerimientos de la UE, para solucionar  restricciones técnicas impuestas por el INEN; el manejo de patentes por parte del IEPI; el trato de los reaseguros; la regulación de precios; el ICE a bebidas alcohólicas; entre otros.

Y tercero: resolver la preocupación de la UE sobre el respeto a los derechos humanos en el Ecuador, relacionados con leyes laborales y medioambientales, así como los atropellos a la libertad de expresión plasmados en la Ley de Comunicación, que han permitido la sanción de 198 medios.  También se contemplan infracciones relacionadas a la seguridad jurídica, ataques a la honra, al derecho de propiedad y derecho de igualdad de los individuos.

En resumen: nos piden y pedimos convertirnos en un país confiable.