Ecuador. Jueves 23 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Por dónde comenzar?

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

Yo encuentro tres problemas en la situación económica actual del Ecuador:

Sector externo

Innegable que el tema de la balanza de pagos es importante por temas monetarios. No se trata de que “solo” salen y entran dólares, la diferencia puede causar presiones inflacionarias o deflacionarias (deflación mala-no atada a productividad). La liquidez que se dejó de recibir es importante.

Sector fiscal

Publicidad

Durante los últimos años ha ejercido presión sobre la balanza de pagos. Gasto público (sea de inversión o corriente) tiene, probablemente, un flujo importante que sale por vía de importaciones. Este tema no es trivial, la conexión del sector fiscal está ahí e impacta sobre la balanza de pagos.

Sector real

Crecimiento económico y desempleo. El primero no muestra buenas señales de recuperación pronta y nos da una visión “macro” de que la economía no está produciendo más. El segundo es sumamente importante para el ciudadano puesto que es su fuente de ingresos. Ambos temas están conectados con el sector fiscal por medio de recaudación de tributos.

Los tres sectores están relacionados uno con otro. ¿Cuál arreglar primero? Ojo si arreglo un sector otro va a ser afectado y es muy complejo preveer por donde comienza la relación causal (los economistas llaman a esto endogeneidad). El debate no es simple

Varios han dado ideas por dónde comenzar, el Gobierno parece considerar que se debe empezar por el sector externo, algunos analistas han propuesto comenzar por el sector fiscal (no hay una respuesta definitiva a esto por la endogeneidad).

Por ahora me uno con una idea por el lado del sector real.

La alianza público privada (APP) debe ser (re)pensada en función de trasladar mano de obra del Gobierno hacia nuevas inversiones privadas que se vean atraídas por una APP que les de beneficios. En concreto: usar la APP para negociar una transición de empleados públicos a empresas interesadas en, por ejemplo, recibir beneficios tributarios. ¿Costo ineludible de esta propuesta? Presión a la baja de salarios.

Hay un potencial enorme en las APP, solo que no se lo utiliza adecuadamente.