Ecuador. Miércoles 18 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La etimología sumergida

Alejandro Veiga Expósito
Leeds, Reino Unido

En apoyo a los presos políticos venezolanos, en el segundo aniversario del encarcelamiento de Leopoldo López, el Presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, asegura en un artículo en el diario El País que él está Siempre con la libertad.

Entiendo que la única forma en la que el Presidente en funciones de España puede haber escrito tal columna es bajo un episodio de amnesia, en el cual olvidó la aprobación del Partido Popular -con su aplastante mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados- de la llamada Ley de Seguridad Ciudadana, reconocida popularmente en España como Ley Mordaza. Por no ahondar en la clara politización y ‘limpieza’ que realiza cada gobierno que entra en Radio Televisión Española.

Publicidad

Tal desliz es, sin embargo, comprensible, esta misma noche el Real Madrid ha jugado la Champions y todos sabemos qué es lo realmente importante aquí.

Ante las constantes manifestaciones y disturbios en las calles españolas por los recortes y la corrupción (la lista sigue), el Gobierno español aprovechó su mayoría absoluta para aprobar una ley que hiciera pensar dos veces a cualquier persona que quisiera manifestarse en espacios públicos. De esto, los latinoamericanos sabemos mucho en nuestra historia reciente. No sólo de represión, sino de aprovechar las mayorías absolutas y el acaparamiento de los poderes para aprobar leyes a golpe de decreto haciendo oídos sordos a la ciudadanía y la sociedad civil.

No voy a enumerar las prohibiciones, las multas y los casos de quienes han sufrido ésta ley. Simplemente invito a todos a que investiguen libremente sobre cómo funciona y qué acciones se contemplan en sus artículos. Hay prohibiciones para todos los gustos. Depresión gourmet legislativa.

Así, éste gobierno, ante el estallido social que se vivía en las calles, en lugar de escuchar, dialogar, decidió simplemente crear una ley represiva y decirle a la gente que, si se querían quejar, tenían que usar el sistema democrático. Esto es, básicamente, crear un partido político o entregar una Iniciativa Popular Legislativa ante el Congreso de los Diputados (de las cuales sólo se ha aprobado una en los últimos treinta años). Al fin y al cabo, ellos tienen mayoría absoluta.

El Presidente en funciones Mariano Rajoy pide a todos los españoles en su artículo que, por favor, no olviden las atrocidades cometidas por el Gobierno Bolivariano y que se imaginen que esto estuviera sucediendo en España. Va más lejos, también amenaza a los ciudadanos sobre cómo estas situaciones sucederán en España si se permite que el PSOE pacte con Podemos, un partido que se ha negado a criticar abiertamente al encarcelamiento de políticos en Venezuela.

El encarcelamiento de políticos y la falta de separación de poderes es un problema en Venezuela. Hasta allí llegamos todos. Sin embargo, la euforia futbolística no le deja ver claramente el problema al Presidente. Yo invito al Presidente en funciones del Gobierno de España, Mariano Rajoy, a que investigue libremente qué fue el Caracazo, qué hizo el gobierno venezolano ante éste hecho, qué fue el Chiripero, y qué hizo durante cuarenta años el bipartidismo en Venezuela, por qué trajo esto el necesario surgimiento del Chavismo. Quizás allí se encuentre al otro lado del espejo. Quizás entienda que con leyes, amenazas, decretos, imposiciones y artículos de periódicos no se resuelve nada. Es este un oficio de mirarse el ombligo, de aburrirse, para aquellos que se sienten solos.

Publicidad