Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La ley de comunicación avanza entre protesta y contramanifestaciones

Enfrentamientos se suscitaron en Quito por la Ley de Comunicación que se tramita en la Asamblea Nacional. Diversos manifestantes se dieron cita para protestar la tarde del miércoles para protestar en contra del proyecto que se discute en la Comisión Ocasional de Comunicación y que aprobará la próxima semana el articulado de los temas derivados de la consulta popular. Los protestantes fueron enfrentados por una contramanifestación de partidarios del gobierno.


Publicidad

Enla Unión Nacional de Periodistas se realizó también un foro sobre el tema. Entretanto, en la Asamblea circuló un borrador entre asambleístas de Alianza PAIS (AP). En ese texto se ratifica que el Consejo de Regulación se conforme con dos integrantes designados por el Ejecutivo, uno por los consejos nacionales de igualdad, uno por las facultades o escuelas de Comunicación y tres por la ciudadanía.

En la definición de los medios nacionales, el documento de AP determina que los audiovisuales y las empresas de telecomunicaciones adquieren ese carácter cuando su cobertura alcanza como mínimo el 25% de la población o 6 provincias. Los medios impresos que emitan un número de ejemplares igual o superior al 0,5% de la población nacional en cualquiera de sus ediciones en el año inmediato anterior.

La novedad es la inclusión de agencias de publicidad, que serían catalogadas como nacionales cuando sus operaciones capten el 10% o más del mercado de venta de publicidad o de comercialización.

La responsabilidad ulterior, en el borrador de AP se lo define como la obligación de toda persona de asumir consecuencias jurídicas, administrativas, civiles y penales posteriores a difundir, a través de los medios, información de relevancia pública no veraz, no verificada, descontextualizada y no oportuna, que lesione derechos humanos, el buen nombre de las personas, la seguridad pública del Estado y el orden constitucional.