Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fiscalía tomará huellas digitales y fotografías de 800 policías por el 30S

Unos 800 policías de Ecuador fueron convocados ayer por la Fiscalía para aportar sus datos personales y huellas dactilares y ser fotografiados, dentro de las investigaciones por la sublevación policial del 30 de septiembre de 2010, que el Gobierno interpretó como un intento de golpe de Estado.


Publicidad

Los agentes debían presentarse en el regimiento Quito número 1, donde se inició la protesta policial, informó el diario oficial El Telégrafo.

Según reporta El  Universo, que cita varios testimonios sin dar nombres, los policías han sido objeto de una pericia médica con el objetivo de supuestamente verificar si se realizaron cirugías plásticas que pudieran haber modificado sus facciones que impidan reconocerlos como presuntos participantes de la rebelión del 30 de septiembre del 2010.

El Universo reporta que algunos policías estaban molestos y otros preocupados porque aseguraron les tomaron fotografías y les realizaron diferentes exámenes sin darles mayores explicaciones al respecto.

Los datos serán incorporados a las indagaciones que lleva a cabo la Fiscalía y comparados con las fotos y videos de los acontecimientos.

Entre 400 y 500 de los agentes citados se presentaron en las instalaciones policiales, mientras que aquellos que no acudieron serán llamados de nuevo y deberán justificar su ausencia en la diligencia de ayer.

El 30 de septiembre de 2010, que en Ecuador se conoce como “30-S”, una protesta de policías derivó en un alzamiento de proporciones en el que el presidente Rafael Correa fue agredido y se refugió en un hospital de la policía, donde dice que estuvo retenido más de nueve horas.

El mandatario, que había acudido al lugar de la protesta para hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales, fue rescatado por una operación militar en medio de un intenso tiroteo.

Correa consideró que en esa jornada, en la que fallecieron unas diez personas, hubo un intento de golpe de Estado en su contra, instigado por grupos de oposición, medios de oposición críticos, y “malos oficiales” de la Policía.

* Con reportes de EFE