Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa habla de impuestos a la comida chatarra

El presidente Rafael Correa planteó ayer analizar un impuesto a los “consumos nocivos”, dirigido principalmente a cigarrillo, alcohol y “comida chatarra”. Argumentó que esos rubros serán destinados a la atención de quienes se enferman por estos malos hábitos alimenticios y deben recurrir en busca de atención médica, informó Diario El Universo.


Publicidad

“Usted quiere enfermarse, es su problema, estamos en un país libre, pero estamos hablando entonces de impuestos a cigarrillos, a licores, a comida chatarra para evitar que la gente consuma en exceso esos bienes y afecte su salud”, dijo durante su discurso ante los afiliados al Seguro Social Campesino, entidad que recordó sus 46 años de creación. Además dijo: “Si así lo quiere hacer, el que afecte su salud deliberadamente que contribuya un poco más al sistema de salud para poder atenderlo cuando ya esté enfermo”.

Correa advirtió sobre las posibles reacciones al tema. “Pero verán que cuando propongamos estas cosas vendrán los que nunca hicieron nada por el país a engañarnos, que Estado controlador, que llena de impuestos…”, señaló.

El presidente argumentó que para mejorar la salud de los ecuatorianos debe haber nuevos hábitos de vida, de trabajo y hasta de consumo.

Sobre los jubilados del SSC, Correa ofreció canalizar mejoras sustanciales a las pensiones, ya que en la actualidad, indicó, reciben “pensiones de miseria” que llegan a los $ 57.

Correa participó del inicio del sexto encuentro de interculturalidad del SSC, que agrupó a más de cinco mil afiliados en el complejo de Picoazá, parroquia urbana de Portoviejo.

“Debemos enfocarnos aquí sobre todo a mejorar sustancialmente la jubilación de nuestros campesinos, de nuestros pescadores artesanales, para que tengan un retiro digno compañeros después de tantos años de trabajo…”. Explicó que no deben temer la coordinación con el Ministerio de Salud.