Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Menor se recupera luego de excesos policiales

Imágenes tomadas por madre de menor hospitalizado en H. Eugenio Espejo.

En el Hospital Eugenio Espejo de Quito estuvieron hospitalizados tres menores de edad que sufrieron graves lesiones en los alrededores del Colegio Mejía, durante las protestas del pasado miércoles. La señora Alicia Barros, madre de uno de los menores, que aún se encuentra internado, alertó sobre excesos policiales en perjuicio de su hijo, quién fue diagnosticado con “traumatismo craneoencefálico causado por los golpes y el atropellamiento de dos motos”, además de golpes con toletes que le causaron desmayo y dificultad para caminar en el momento en que pudo reunirse con sus padres.


Publicidad

Antes y después de la Marcha de los Trabajadores convocada por el FUT, así como de la concentración organizada por Alianza País, hubieron disturbios en los alrededores del Colegio Mejía, ubicado en el noroccidente de Quito. Según las declaraciones de la señora Barros, su hijo, como varios de los menores heridos, salieron del centro educativo cuando finalizó la jornada académica, a las 18H45 de la tarde, y su salida coincidió con los enfrentamientos que tenían lugar en la calle Luis Vargas Torres, entre manifestantes y parte de la fuerza pública.

De acuerdo a las declaraciones del Ministro de Interior, José Serrano, al menos 12 policías estarían heridos como resultado de haber sido “brutalmente” agredidos. El testimonio de Alicia Barros, sin embargo, contribuye a esclarecer la dimensión de lo acontecido durante el 17 de septiembre. Ella asegura que, después de los golpes, su hijo se despertó esposado en el UPC de la Basílica, desde donde fue trasladado a la Unidad de Flagrancia en la Av. Patria. “Mi hijo logró llamarme y me dijo que estaba con el brazo fracturado”, después de verificar el estado de salud del menor, éste fue trasladado a emergencias del Hospital Eugenio Espejo, cerca de la 01h00 de la madrugada.

La custodia policial se retiró después de que el padre del menor firmara un acta, frente a delegados del Ministerio de Educación y de la DINAPEN. Alicia Barros, ante lo sucedido, está pensando en tomar medidas contra los policías que agredieron al menor: “mi hijo si le reconoce a un policía, a un teniente”, y, además, afirma que “si el Ministerio (de Educación) toma sanciones yo lucharé porque soy una madre, es a mi hijo al que le agredieron, no es justo que le hayan agredido de esa manera”.

El Ministro de Educación, Augusto Espinoza, anunció la expulsión de alrededor de 30 estudiantes de los colegios Pio Montufar y Mejía, por presuntamente haber participado en las protestas.