Ecuador. Jueves 8 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Suspenden cuentas de Twitter a Silvia Buendía y a Ramiro García Falconí

Ramiro García Falconí y Silvia Buendía, activistas por los derechos humanos.

Quito.- La cuenta de Twitter de la activista por los derechos humanos Silvia Buendía ha sido suspendida. Igualmente, la del presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, el Dr. Ramiro García Falconí.

Publicidad

En ambos casos, ya se han presentado reclamos por parte de Buendía y García Falconí, sin embargo, Twitter todavía no ha dado respuesta a los mismos, ni ha notificado las razones que motivaron la suspensión de estas cuentas en la red social.

Silvia Buendía le ha dicho a este portal que ella ha sido muy cuidadosa, sobre todo los últimos seis meses, de respetar las las políticas de uso de las cuentas de Twitter, a fin de evitar justamente suspensiones. Es por eso que está sorprendida ante esta situación y sospecha que, en alguna medida, la suspensión de su cuenta está vinculada a las actividades que ha realizado en las últimas semanas.

Buendía fue parte de la delegación de organizaciones de la sociedad civil que viajó a Ginebra para presentar informes a la sombro sobre la situación de los derechos humanos en el Ecuador, ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Además, ella ha realizado duras críticas al canciller Guillaume Long, fundamentalmente en su columna en el diario Extra, ya que él presidió la delegación estatal a Ginebra.

Por su parte, el presidente del Colegio de Abogados de Pichincha también sospecha del contexto en el que se produjo la suspensión de su cuenta. “Me cierran la cuenta el mismo día de la rueda de prensa en donde denunciamos violaciones a los derechos humanos contra ciudadanos cubanos”, ha declarado a este portal.

Silvia Buendía dice que esta suspensión no le afecta, ya que no es comparable el numero de sus seguidores en Twitter con el de los lectores de su columna en el Extra. “La mía no es una voz tan fácil de callar”, ha dicho la activista. (I)

Publicidad