Ecuador. Domingo 11 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Frente de Defensa de Amazonía suspende a Pablo Fajardo como abogado, según Fortune

Pablo Fajardo, en foto de 2011, publicada por el Flicr de Casa América.

El Frente de Defensa de la Amazonía, FDA, ha “suspendido” a su abogado Pablo Fajardo, después que este levantara el embargo que pesaba sobre Chevron para permitir que el Estado Ecuatoriano pague a la petrolera 112 millones de dólares producto de una sentencia de la Corte Internacional de La Haya, según ha revelado el sitio de Fortune.

Publicidad

Fajardo es el abogado ecuatoriano que, trabajando con el neoyorquino Steven Donziger, consiguió que tribunales ecuatorianos condenen a Chevron a pagar 18.200 millones de dólares, por supuestos daños ambientales provocados por la petrolera Texaco cerca de Lago Agrio, entre 1960 y 1991, en un juicio entablado ante la Corte de Sucumbíos en 2011. La sentencia fue reducida posteriormente a 9.500 millones de dólares.

Sin embargo, la FDA no ha podido cobrar ni un centavo. Chevron no tiene activos en Ecuador y, en marzo de 2014, el gigante petrolero obtuvo una sentencia emitida por un juez federal de Manhattan que prohibía a los ecuatorianos ir detrás de los bienes de la compañía en Estados Unidos, alegando que Donziger y Fajardo habían obtenido la sentencia valiéndose de fraude y sobornos, llegando al extremo de redactar clandestinamente la sentencia supuestamente elaborada por el juez que presidía el caso. (Fajardo se rehusó a comparecer ante la corte estadounidense. Por lo tanto, se dictó un fallo en su contra por rebeldía). Donziger, quien ha negado haber cometido acto ilegal alguno, ha apelado la sentencia en su contra. Su caso fue argumentado en abril de 2015; sin embargo, la corte de apelaciones aún no ha emitido sentencia.

Aunque ni Fajardo ni Donziger sean formalmente funcionarios del FDA, durante mucho tiempo se ha considerado que, junto con su fundador Luis Yanza, son sus líderes efectivos, tal y como determinó el juez Lewis Kaplan en su veredicto de marzo de 2014.

Sin embargo, severas desavenencias dentro del FDA se desataron hace una semana cuando el gobierno del Ecuador pagó a Chevron 112 millones de dólares para cumplir con un laudo arbitral resultante de una antigua deuda por una disputa comercial ajena a la multimillonaria disputa ambiental. En particular, porque el FDA había ganado un “embargo” emitido por una corte ecuatoriana sobre este laudo arbitral, básicamente otorgándole el derecho a embargarla.

Si el gobierno de Correa iba a pagar el laudo a alguien, se suponía que lo haría al FDA para comenzar a satisfacer la sentencia por 9.500 millones de dólares contra Chevron. No obstante, el embargo ordenado por la corte ecuatoriana fue levantado justo antes de que el gobierno le pagara a Chevron. Según un boletín de prensa emitido el viernes por la FDA, y citado por Fortune, el Frente de Defensa de la Amazonia reportó estar absolutamente “sorprendido” por la noticia de que Fajardo es quien había “levantado” el embargo “sin [su] permiso… aparentemente… a instancias de individuos en el gobierno ecuatoriano”.

En declaraciones en un conversatorio de prensa, el presidente Rafael Correa ha confirmado el martes que el Gobierno pidió “a los afectados amazónicos” que desistan del embargo. Y ha asegurado que estos desistieron “en una acción muy patriota y le estaré eternamente agradecido; si no, estaríamos en gravísimos problemas”, aseguró el mandatario.

Con el desistimiento del embargo “pudimos pagar a Chevron, pudimos colocar los bonos, pudimos obtener ese financiamiento que tanto necesitaba la República y eso fue gracias a los amazónicos que, pese a tener claros sus derechos, renunciaron temporalmente a ellos por beneficio de la patria”, agregó.

“Así que mi reconocimiento público a los compañeros amazónicos”, apostilló.

El Frente, sin embargo, y según Fortune, ha informado que, a consecuencia de tales acciones, “suspendía sus vínculos” con Fajardo y que contrataba al abogado ecuatoriano Patricio Salazar para conducir la investigación correspondiente.

“El mismo señor Fajardo es potencial y personalmente responsable ante sus propios clientes por los daños causados, incluso por el total de fondos que se han perdido,” sostiene el boletín en el que se cita a un funcionario del FDA.

Fortune dice que no ha podido contactar a Fajardo para obtener sus comentarios. Pero Fajardo ha explicado sus motivos al portal Ecuador Inmediato. “Existía el altísimo riesgo que, con toda la presión que hacían, el Estado termine cediendo al chantaje de Chevron con algún tipo de arreglo de todo el caso, es decir, el caso como tal estaba en peligro. Perdimos una guerra pero apuntamos a ganar la batalla”, ha dicho, según reporta Ecuador Inmediato.

La vocera de prensa del FDA en Estados Unidos, Karen Hinton, respondió a Fortune que deja que el boletín “hable por sí mismo”. (Tanto su nombre como el de otros representantes de prensa no aparecen en el boletín, lo que resulta inusual en un comunicado del FDA).

Hinton informó que Donziger continúa siendo el asesor legal del FDA en Estados Unidos. Donziger no respondió a los correos electrónicos de Fortune solicitando comentarios al respecto.

Nacido en un hogar muy pobre, Fajardo empezó a trabajar en el caso como asistente legal, pero en 2005, luego de costearse sus estudios de derecho, se convirtió en el abogado principal del caso en el Ecuador.

Chevron recibió el pago de los 112 millones con una sola frase: “Chevron está complacido que la República del Ecuador haya cumplido con sus obligaciones, pagando el laudo arbitral”.

Publicidad