Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Carta de doctor que iba en el Titanic será devuelta a su familia

LONDRES (AP)Una carta escrita por un médico a bordo del Titanic será devuelta a Belfast, la ciudad donde residía, y sus descendientes se mostraron este martes complacidos por ese gesto.


Publicidad

La familia de John Edward Simpson había pedido que un benefactor comprara la misiva, la cual se puso a subasta este mes en Long Island, Nueva York.

No se llegó al precio base de 34.000 dólares, informó la casa Philip Weiss Auctions, pero un comprador que no quiso ser identificado la adquirió por una suma no revelada después de oír sobre la campaña emprendida por la familia a fin de llevar la misiva a la ciudad norirlandesa para su exhibición pública.

El sobrino nieto de Simpson, John Martin, dijo que la carta pronto regresará a Belfast, donde se construyó el Titanic.

“Que esté de regreso es sorprendente y muy apropiado ahora que se acerca el centenario de su muerte. Estamos muy agradecidos con el benefactor”, dijo.

El cirujano escribió la carta a su madre el 11 de abril de 1912, días antes de que el navío se hundiera. En la carta, escrita en papel con el membrete RMS Titanic, Simpson, de 37 años en ese entonces, dijo que se estaba adaptando bien. También mencionó que su camarote era más grande que los del Olympic, el barco gemelo del Titanic, donde había trabajado anteriormente.

La misiva fue llevada a tierra en Cobh (hoy llamado Queenstown), Irlanda, el último puerto en que atracó el Titanic antes de zarpar con rumbo a Estados Unidos. Fue remitida a la madre de Simpson, Elizabeth, quien vivía en Belfast.

Tres días después que escribió la carta, Simpson murió junto con otras 1.500 personas luego de que el barco chocó contra un iceberg.

Martin dijo que su familia había conservado la carta por generaciones, pero que la nuera de Simpson se la dio a un aficionado al Titanic hace 15 años en Holanda. La familia perdió el rastro de la carta hasta que supo que sería subastada por la casa Philip Weiss Auctions.

La subastadora explicó que no podía revelar la identidad del vendedor.

La historia de Simpson formará parte de una nueva exhibición sobre el Titanic que se inaugura el próximo mes con vistas a centenario del naufragio.