Familiares y amigos de la joven Karina del Pozo, cuyo cadáver fue encontrado en una quebrada al norte de Quito el miércoles pasado, protagonizaron hoy un plantón y una caminata para exigir se sancione a los responsables.

El lugar de reunión fue el sector de la Cruz del Papa, en el parque La Carolina, en Quito. A la manifestación se sumaron centenares de espontáneos que enarbolaron pancartas con leyendas en favor de la víctima. Luego caminaron por la avenida de Los Shyris.

El presidente de la República, Rafael Correa, también se ha solidarizado hoy con la familia de Karina del Pozo, y ha mencionado que la joven salió con amigos, “y en los carros de esos amigos se ha encontrado manchas de sangre”. Correa enfatizó que no se trata de un problema de seguridad ciudadana. “Ahora lo que se va a hacer es cotejar el ADN de la sangre encontrada con la de la víctima”, agregó el ministro del Interior, José Serrano.

Karina del Pozo era modelo y tenía 20 años. La última vez que se las vio con vida fue la madrugada del 20 de febrero, cuando abandonó una fiesta las dos de la madrugada, en compañía de cinco amigos, los cuales hoy están detenidos como sospechosos del crimen. La Policía dice que ha encontrado sangre, tierra y cabellos en la camioneta doble cabina en la que la víctima se embarcó por última vez.

El vehículo es propiedad de uno de los cinco detenidos por este caso, al que el ministerio del Interior ha identificado como Manuel S., en cuya vivienda se encontró el carro, además de una tarjeta de memoria de celular con fotos de Karina. El fiscal Vicente Reinoso develó que, según el GPS, la madrugada del 20 de febrero la camioneta se detuvo entre las 02:34 y las 03:35 del 20 en el sector donde la Unase halló el cadáver de la joven la tarde del 27 de febrero.