Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Júbilo y preocupación en Ecuador por aprobación de Ley de Comunicación

Quito, 14 jun (EFE).- El júbilo y la preocupación se conjugaron hoy en Ecuador por la aprobación de una Ley de Comunicación que para la oposición, las asociaciones de periodistas y organizaciones civiles es una “mordaza” y para el Gobierno un medio de frenar los abusos de cierta prensa.


Publicidad

“Hoy es un día histórico para el país porque hoy sí todos vamos a hacer uso de ese legítimo derecho que es la libertad de expresión, de información y no sólo de los empresarios de la comunicación, aquellos que se han creído los dueños del país”, dijo Mauro Andino, ponente de la ley, que se aprobó con mayoría absoluta.

El día es también “histórico” para la oposición, pero por motivos negativos, según dijo Mae Montaño, líder del movimiento Creo en la Asamblea, quien señaló que esta ley “servirá para silenciar a los ecuatorianos”.

La Unión Nacional de Periodistas (UNP) de Ecuador consideró que esta ley “protege la corrupción” y avanzó que agotará “todos los recursos posibles para proteger el trabajo periodístico en el país”, dijo a Efe su presidente, Vicente Ordóñez.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, es contrario a los sectores de la prensa que, según él, desempeñan “un rol político” y ha defendido esta ley como un instrumento que “busca una prensa libre e independiente, que informe y comunique, no que defienda intereses privados”.

Entre las novedades que incluye la nueva ley está la figura del “linchamiento mediático”, que se produce por medio de la publicación reiterada de informaciones con el fin de desprestigiar o reducir la credibilidad pública de personas físicas o jurídicas.

Ordóñez teme que esta figura sea usada para “escudar la corrupción”, porque puede obstaculizar investigaciones periodísticas, mientras quienes apoyan su instauración lo ven como mecanismo de defensa de informaciones difundidas con mala intención.

La ley también crea la Superintendencia de Información y Comunicación, órgano que se encargará de la “vigilancia, auditoría, intervención y control” y tendrá “capacidad sancionatoria” sobre la actuación de medios de comunicación.

Para el legislador opositor Andrés Paéz, quien defendió el accionar de la prensa para hacer públicos hechos de corrupción, tanto la figura del linchamiento como la Superintendencia pueden “neutralizar” la acción de la prensa.

Para él la aprobación de la ley es “el acontecimiento más funesto” que ha ocurrido en Ecuador en los últimos años, pues, entre otras cosas cree que contiene disposiciones que son “intimidatorias”, “persecutorias” y “limitantes”.

Páez, que adelantó sin detalles que propondrá acciones para denunciar internacionalmente a la ley, considera que ésta busca “neutralizar a la prensa independiente” que no estará “en posibilidad real de transmitir determinados hechos ante el temor de ser clausurados, perseguidos, hostigados”.

“Vamos camino a la consolidación de un régimen fascista”, escribió Páez en su cuenta de Twitter.

Otro órgano creado por la nueva ley es el Consejo de Regulación de Medios, que tendrá atribuciones en ámbitos como el acceso a la información, contenidos y franjas horarias, elaboración de reglamentos y de informes para la adjudicación de frecuencias, entre otras competencias.

La Ley también prohíbe la concentración de frecuencias de radio y televisión.

La secretaria de Gestión Pública, Betty Tola, destacó la importancia de la ley pues, en su opinión, se democratiza a los medios de comunicación y se garantiza la pluralidad de voces del país.

La presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, del oficialista movimiento Alianza Pais, escribió en su cuenta de twitter que “desde hoy”, los ecuatorianos “van a tener la voz para reclamar sus derechos, que los medios monopólicos les han quitado”.

Por otra parte, la organización no gubernamental Fundamedios apuntó que la norma consagra varios temas que ponen en situación “de grave riesgo a las libertades de expresión y de prensa”.

Indicó que a lo largo de su proceso de aprobación, el proyecto fue “observado por organismos y organizaciones internacionales como la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, Human Rights Watch y el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), entre otros, por no cumplir con los estándares internacionales de libertad de expresión”. EFE

QUITO 14 DE JUNIO 2013. Votacion de la ley de comunicacion. FOTOS API / JUAN CEVALLOS.

QUITO 14 DE JUNIO 2013. Votacion de la ley de comunicacion. FOTOS API / JUAN CEVALLOS.