Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Controversia en Francia por costumbres islámicas

Foto tomada el 23 de julio del 2013 de una mujer con el velo islámico acompañada de sus hijos en Trappes, al sudoeste de París. La controversia sobre la tradición islámica de cubrirse el rostro se está agravando en Francia, donde algunos civiles han hostigado a las mujeres musulmanas que visten el atuendo.(Foto AP/Elaine Ganley)

TRAPPES, Francia (AP) — La controversia en Francia por el uso del velo islámico en público se está agudizando en Francia, donde algunos civiles han hostigado a mujeres musulmanas que visten el tradicional atuendo mientras otros líderes denuncian que se está perdiendo el secularismo del país.


Publicidad

El secularismo en Francia está consagrado como ley e incluso en tiempos recientes se aprobó una medida que prohibe el uso en público del velo islámico que cubre todo el cuerpo. Aunque el objetivo de la medida era garantizar que todas las religiones convivan en armonía, el resultado pareció agravar las tensiones.

Los fieles defensores del secularismo, derivado de la separación entre Iglesia y estado en Francia, opinan que no se ha hecho lo suficiente. Desean más leyes que garanticen la tradición inspirada en Voltaire y en Victor Hugo, especialmente una que prohiba el uso del velo islámico en los sitios de trabajo.

Una nueva generación de musulmanes franceses — que con cinco millones, un 8% de la población, son la comunidad musulmana más numerosa de Europa — está haciéndose escuchar por primera vez en una nación que no siempre acepta las mezquitas, la cocina halal y los atuendos islámicos. Las presiones políticas de la ultraderecha han agravado las tensiones.

Las mujeres que visten los velos islámicos “ya no están seguras”, dice Mohera Lukau, una madre de tres niños y de 26 años de edad, en Trappes, un poblado al sur de París conocido por su nutrida comunidad inmigrante, alto desempleo y gran cantidad de mujeres que visten el velo islámico.

La semana pasada, la policía se enfrentó con multitudes que protestaban el arresto de un hombre quien supuestamente había atacado a un policía cuando trataban de multar a su esposa por vestir el velo en público. Decenas de automóviles fueron incendiados durante dos noches de disturbios en Trappes y en un poblado adyacente. Un joven de 14 años fue herido en el ojo.

Semanas antes, un hombre presuntamente atacó a una mujer embarazada y le arrancó el velo en Argenteuil, un suburbio de París. La mujer perdió el bebé poco después, aunque no se sabe si ello estuvo relacionado con el incidente.

Ha habido casos de insultos proferidos contra mujeres que vestían el velo islámico. Tres casos están siendo investigados en Reims y otros tres en Orleáns.

El ministro del Interior Manuel Valls ha denunciado “el aumento de la violencia contra los musulmanes franceses”.

En una cena en conmemoración del rito musulmán del Ramadán en la Gran Mezquita de París, insistió en que el islam y los valores de la República Francesa son compatibles.

Sin embargo, también reconoció que hay algunos que creen que los musulmanes en Francia quieren vivir bajo sus propias normas, al denunciar “quienes desean que Francia se convierta en una tierra de conquista”.

_____

Foto AP