Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Marco Dávila explica la necesidad de la campaña ‘Vivamos la fiesta en Paz’

Marco Dávila, director de 'Vivamos la fiesta en paz', en entrevista con Jorge Ortiz.

A propósito de las fiesta de Quito la Red de Consejos Estudiantiles y el Liceo Internacional han iniciado, como desde hace 14 años lo vienen haciendo, su campaña ‘Vivamos la fiesta en Paz’.


Publicidad

En ese contexto, Marco Dávila, fundador y director de la campaña, asistió a una entrevista en el programa ‘24/7 con Jorge Ortiz’, con la finalidad de explicar la necesidad, pertinencia y el mantenimiento de la campaña.

Dávila considera que los resultados de la campaña son innegables: “Hace 14 años las fiestas terminaban en tragedia: morían de 30 a 40 personas, cerca de 60 se caían de las chivas y había un promedio de 500 personas heridas. El año pasado no hubo muertos vinculados a temas de alcohol”.

Criticó enérgicamente el uso de chivas para los festejos de fundación de Quito puesto que considera que no son una tradición de Quito, no son un medio de transporte y violan la Ley de Tránsito. “Aquí un automotor que no tiene ni puertas ni ventanas no puede circular”, manifestó.

Dávila hizo, además, un llamado a las autoridades municipales a mantener los esfuerzos de las administraciones anteriores en el sentido de que la ciudad no se convierta en una “cantina pública”. 

En ese sentido, la prohibición de las corridas de toros, para Marco Dávila, permitió la desaparición de “ese espectáculo deprimente que se daba en los alrededores de la plaza”. A su criterio “hemos visto como la ciudad de alguna manera recuperó el espacio público”.

“Nosotros creemos que la gente debe festejar, debe bailar, debe divertirse”, aseguró, sin embargo, eso no quiere decir corramos riesgos innecesarios: “una persona bajo los efectos del alcohol en el espacio público se convierte en un peligro para él y para los demás”. Hay, en su opinión, cosas nocivas para seres humanos y para las ciudades que debemos ir cambiando.

Los 14 años de campaña han significado el contacto con caso dos generaciones de habitantes de Quito, es decir, hoy hay niños que están creciendo en otra cultura, comprendiendo una forma diferente de concebir las fiestas y buscando lugares seguros para divertirse.

Las estadísticas son muy claras: el Observatorio de Seguridad Ciudadana ha identificado dos problemas en la ciudad. Marco Dávila lo describe así: El primero son las muertes violentas alrededor de los accidentes de tránsito, de estos más del 30% causados porque el peatón, el conductor o alguien alado del conductor estaba bajo los efectos del alcohol. Y el otro son las riñas callejeras, asociados también al consumo de alcohol.

Para Marco Dávila la necesidad de combatir el consumo de alcohol radica, además, en un dato que ha publicado la Organización Mundial de Salud y que él lo repite: el alcoholismo es el primer problema de salud mental y causa 100 veces más problemas que todas las drogas ilegales juntas.