Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Aprueban la sedación terminal en Francia

El presidente francés, Francois Hollande. Foto: EFE/Archivo

PARIS (AP) — La Cámara baja de Francia aprobó el martes una ley que permite a doctores mantener sedados a pacientes terminales hasta que sobrevenga su muerte, una medida que seguramente encenderá el debate sobre las opciones para enfermos desahuciados.


Publicidad

La medida fue aprobada por 436 votos a favor y 34 en contra. Ahora pasará al Senado para su discusión y eventual aprobación.

La ley respaldada por el gobierno socialista no recomienda las inyecciones letales y evita el uso de los términos “eutanasia” o “suicidio asistido”. La ley permitirá a las personas ejercer “el derecho una sedación profunda continua, hasta la muerte” a solicitud del paciente pero sólo cuando su vida esté en riesgo a corto plazo. También obligará a los doctores franceses a seguir instrucciones expresadas por los pacientes con anticipación o por escrito, si ya no son capaces de dejar claro sus deseos.

En encuestas recientes se ha mostrado que la mayoría de los franceses están a favor de legalizar la eutanasia y los doctores están divididos ante el uso de la sedación terminal.

La sedación terminal o paliativa no causa la muerte de los pacientes sino que significa administrar medicamentos hasta que mueren naturalmente o perecen por inanición. No obstante, muchos críticos dicen que los pacientes pueden estar sedados durante semanas antes de morir y que sería más compasivo someterlos a eutanasia.

La ley llama al tratamiento “nutrición artificial e hidratación” que pueden ser detenidos o no iniciarse a petición del paciente.

El debate sobre la legislación para acabar con la vida de enfermos resurgió el año pasado por el caso del ciudadano Vincent Lambert. Su esposa quería que los doctores dejaran de darle respiración artificial pero sus padres estaban en desacuerdo. El caso está pendiente de fallo en la Corte Europea de Derechos Humanos.