Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Der Spiegel”, semanario de referencia en Alemania, cumple 70 años

Der Spiegel cumple 70 años.

El semanario de referencia en Alemania, “Der Spiegel”, cumple hoy 70 años de historia, siete décadas de artículos de investigación en las que ha conseguido influir con sus exclusivas una y otra vez en la agenda política del país.


Publicidad

Según Volker Lilienthahl, titular en la Universidad de Hamburgo de la cátedra para la práctica de periodismo de calidad de la Fundación Rudolf Augstein, nombre del fundador de “Der Spiegel”, la publicación “ha contribuido durante décadas a la modernización y racionalización” de Alemania.

Las revelaciones del semanario han supuesto un elemento de presión sobre las cúpulas del poder, obligadas a reaccionar y a asumir cambios, afirmó Lilienthal en declaraciones a la televisión pública alemana.

En su portada de esta semana la revista recuerda algunas de las frases que le han dedicado destacados líderes políticos.

Para el que fuera canciller entre 1969 y 1974, el socialdemócrata Willy Brandt, “Der Spiegel” se ganó el calificativo de “publicación de mierda”, mientras que su sucesor, el también socialdemócrata Helmut Schmidt (1974-1982), recomendaba: “No os dejéis desconcertar por esta chusma”.

El canciller cristianodemócrata Helmut Kohl (1982-1998) dijo sentir “lástima por el dinero” de los que compraban el semanario y su sucesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder (1998-2005), llegó a advertir a un reportero del semanario “que su gremio se ande con cuidado”.

“Der Spiegel” fue fundado el 4 de enero de 1947 por Rudolf Augstein, que entonces contaba con 23 años, y que previamente había sido elegido por las fuerzas de ocupación británicas para sacar un semanario de noticias al estilo del “News Review”.

Tras sólo cinco número de “Diese Woche” (“Esta semana”), los británicos cedieron a Augstein el control del semanario, que no escatimaba en críticas hacia las autoridades ocupantes, relata en el editorial del más reciente número de la revista su actual redactor jefe, Klaus Brinkbäumer.

Nació entonces “Der Spiegel” (“El espejo”), con una tirada inicial de 15.000 ejemplares. En 1950, cuando se mudó de Hannover a Hamburgo, vendía alrededor de 87.000 de la revista y llegó hasta el millón.

La defensa de la libertad de prensa llevó a Augstein 103 días a prisión en 1963 por iniciativa del entonces ministro de Defensa, Franz Josef Strauß, después de que el semanario fuera acusado de alta traición y revelación de información confidencial sobre una maniobra de la OTAN con la que puso en duda la política de defensa de la Alemania Occidental.

El conocido como “escándalo del Spiegel” costó el cargo a Strauß y es considerado como uno de los hitos de la libertad de prensa en Alemania y de un periodismo crítico con el poder.

Actualmente, tras 3.650 números y alrededor de 378.000 artículos publicados, la revista sigue siendo una de las publicaciones más influyentes y más citadas por otros medios, aunque en este último punto cedió el año pasado el puesto al popular diario “Bild”, según el portal especializado MEEDIA.

En materia de periodismo de investigación, “Der Spiegel” ya no tiene el monopolio y compite ahora con las exclusivas de diarios como “Die Welt”, “Frankfurter Allgemeine Zeitung” y “Süddeutsche Zeitung”, según Lilienthal.

Al igual que otras publicaciones, entre ellas los semanarios “stern” y “Focus” y el diario más leído en Alemania, el “Bild”, “Der Spiegel” ha reducido su tirada.

Según MEEDIA, desde que Brinkbäumer asumiera la dirección del semanario en el primer trimestre de 2015, la tirada de “Der Spiegel” ha caído un 10,1 %, de 882.673 ejemplares a 789.002 en el tercer trimestre de 2016, situación que trata de compensar con la apuesta por su edición digital.

A finales de 2015 presentó un plan de recortes que incluyó la supresión de unos 150 puestos de trabajo, aproximadamente un 20 % de la plantilla y este año introdujo el pago por determinados contenidos en su web. EFE (I)