Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La jungla estival de Galliano comparte cartel en París con Kenzo

París, 28 sep (EFE).- Las transparencias inspiradas en la luz que atraviesa la maleza de la selva justificaron hoy la colección de primavera-verano de la firma John Galliano, presentada en una Semana de la Moda de París en la que también tuvo cabida el reflejo urbanita de Kenzo.


Publicidad

“La jungla, las texturas, el verano” son algunos de los términos con los que describió su propuesta el británico Bill Gaytten, director artístico de la casa John Galliano y antiguo brazo derecho del modisto que da nombre a esta marca del grupo LVMH.

La vegetación creció como bordado o como hoja de plástico en unos vestidos de organza que dejaban imaginar el cuerpo bajo filamentos semitransparentes.

Gaytten creó un estampado de franjas horizontales en verde, berenjena y chocolate; defendió voluminosos boleros de flecos, y apostó por cazadoras construidas.

Los vestidos fueron muy largos -de línea “A” hasta los pies- o tan cortos que se llevaron sobre “shorts” de manera que no se mostraran demasiado las piernas, como precisó el diseñador tras presentar una de sus mejores colecciones.

La pareja artística formada por Carol Lim y Humberto León, mentes creativas de Kenzo, descubrió en París una propuesta urbana de cremalleras metálicas y gruesas argollas, tejidos vaqueros y desarrolladas camisas.

La marca, conocida por cómo decora la superficie de sus tejidos, patentó en esta ocasión un estampado cubista de bordes diluidos y colores suaves, además de proponer una cara dibujada con trazos blancos y amarillos sobre fondo oscuro.

Kenzo no tuvo miedo de asociar chaquetas largas con faldas por encima de los tobillos, ni tampoco temió la reacción a los pantalones extremadamente anchos ni a las mangas abombadas bajo hombros caídos.

Céline dejó un sinfín de cabos sueltos, entre hilos y tiras, ensayó con las aperturas improvisadas y con la combinación de colores, en una colección de calor de largos y fluidos vestidos de flores.

La otra firma con nombre de mujer, Chloé, afrontó la pasarela inmersa en el duelo por el fallecimiento ayer a la edad de 93 años de Gaby Aghion, que había fundado la compañía en 1952 y fue una de las principales impulsoras de la carrera del modisto alemán Karl Lagerfeld.

La actual directora creativa de la casa, la británica Clare Waight, se debatió entre la rigidez informal del tejido vaquero y el movimiento de los vestidos sueltos, además de desarrollar los pantalones cortos de cintura alta y las sandalias de gladiador.

El diseñador australiano Martin Grant presumió de fresca imaginación con unas propuestas de prêt-à-porter que brillaron con el charol marino y el hilo dorado, entre las paredes ricamente decoradas de los salones del Hotel Shangri-La.

El trabajo de los materiales y sus motivos de lunares, arabescos y rayas fue el punto fuerte de unas prendas elegantes, perfectamente construidas, que mantuvieron una coherencia inusitada.

Quien concibió su primera colección de moda con 16 años, y cuenta entre sus clientas con estrellas internacionales como las actrices y modelos Cate Blanchett, Eva Longoria, Cameron Díaz o Juliette Binoche, transmitió todo su saber hacer con sus monos.

Los escotes en “V”, los gruesos cinturones, las gabardinas, los pantalones capri y la pata de elefante de seda fueron algunas de las claves de este desfile en el que incluso se revisitó el sombrero cordobés.

El personaje de Jennifer Lawrence en “Hunger Games: Catching Fire” (“Los juegos del hambre: En llamas”) y la cantante Lady Gaga avalan las creaciones del indonesio Tex Saverio, quien presentó hoy diez conjuntos en el circuito “off” de la Semana de la Moda.

Sobre el escenario de una sala del Palacio de Tokio, expuso sus prendas de organdí y satén duquesa de reflejos plateados, transparencias, vuelos rígidos y estructuras sólidas. EFE