Ecuador. viernes 24 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China construye un observatorio para estudiar el origen de los rayos cósmicos

This image provided by NASA shows a barred spiral galaxy 130 million light-years away and is one of the measurements that astronomers used to come up with a faster rate of expansion of the universe. And if that new rate is correct, then scientists have to refigure some basic assumptions about the cosmos. (NASA via AP)

China está construyendo un observatorio a más de 4.000 metros de altura que se espera que sea el más preciso del mundo en el estudio de los rayos cósmicos de alta energía, partículas subatómicas que se mueven a una velocidad cercana a la de la luz.


Publicidad

Según informó hoy el oficial Diario del Pueblo, la potencia asiática invertirá 1.200 millones de yuanes (unos 174 millones de dólares, 162 millones de euros) en esa instalación, con la que los científicos buscan mejorar su comprensión de la evolución del universo.

Daocheng, una zona montañosa de la provincia china de Sichuan (suroeste del país) a 4.410 metros sobre el nivel del mar, acogerá este observatorio llamado LHAASO, que está previsto que esté completado para enero de 2021.

Los rayos cósmicos de alta energía fueron descubiertos a principios del siglo XX y, aunque todavía se desconoce cómo se forman, los científicos piensan que a través de su estudio podrían empezar a entender los mecanismos naturales para acelerar partículas a velocidades fuera del alcance humano.

En el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) se consideró un hito llegar a acelerar protones hasta que alcanzaran una energía de 13 TeV (teraelectronvoltios), mientras que los rayos cósmicos pueden superar en el espacio los 100 EeV (exaelectronvoltios), casi diez millones de veces más.

Una vez esté operativo, el LHAASO servirá para analizar la física de estos rayos cósmicos, así como los orígenes de la aceleración y propagación de la radiación con niveles de precisión nunca antes vistos en este campo. EFE