Ecuador, martes 24 de abril de 2018

Santos y Moreno se comprometen a combatir la delincuencia en la frontera común

Foto difundida en Twitter por Santiago Molina.

Los presidentes de Ecuador, Lenín Moreno, y de Colombia, Juan Manuel Santos, reafirmaron su compromiso de combatir de manera coordinada la delincuencia en la frontera común tras el ataque que se cobró las vidas de tres soldados ecuatorianos.


Publicidad

En una declaración conjunta difundida hoy ambos mandatarios condenaron en duros términos el atentado ocurrido ayer, martes, en el sector de Mataje, provincia ecuatoriana de Esmeraldas, en el noroeste del país, que dejó tres uniformados muertos y siete heridos, tres de ellos de gravedad.

“Condenamos firmemente los últimos actos suscitados en la Zona de Integración Fronteriza que hasta el momento han producido el deceso de tres miembros de las Fuerzas Armadas ecuatorianas”, reza una nota que lleva fecha del día de ayer y fue redactada después de una conversación telefónica entre ambos dirigentes.

Tras lamentar la “pérdida de vidas humanas” y trasladar condolencias a los familiares de los militares fallecidos y heridos, los presidentes de ambos países subrayaron su compromiso de luchar contra las organizaciones armadas que se han hecho fuertes en la zona de demarcación.

“Reafirmamos el compromiso de ambos países de combatir de manera coordinada a los grupos de delincuencia organizada transnacional que atentan contra la paz y seguridad de los ciudadanos que habitan en las comunidades fronterizas”, apuntaron.

Al mismo tiempo expresaron su voluntad de estrechar la colaboración de las fuerzas de seguridad para hacer frente al fenómeno, como ya lo pactaron el mes pasado en una cumbre binacional celebrada en territorio colombiano.

“Nos comprometemos a profundizar la cooperación inmediata entre los organismos de seguridad y defensa de ambos países en cumplimiento de los acuerdos del encuentro de Pereira y continuar la estrecha y fraterna relación de amistad entre nuestros países”, concluye la declaración conjunta.

El de ayer fue el sexto ataque en el territorio ecuatoriano aledaño a la divisoria con Colombia desde finales de enero, cuando un atentado con coche bomba en una comisaría de San Lorenzo, Esmeraldas, provocó 28 heridos y daños materiales a una treintena de casas aledañas.

Ese atentado, que el presidente Moreno consideró un “acto terrorista” ligado a bandas de narcotraficantes fue atribuido a un grupo criminal bajo las órdenes de disidente de la guerrilla de las FARC conocido con el alias de “Guacho”, que de acuerdo a diferentes informaciones es uno de los que controla el paso de la droga entre Colombia y Ecuador.

Las fuerzas de seguridad ecuatorianas han incrementado en el último año las operaciones antinarcóticos en las provincias limítrofes con Colombia, lo que habría puesto sobre las cuerdas a alguno de los grupos fuertes de la zona. EFE