Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Homenaje a García Lorca en cinco ciudades

A 113 años de su nacimiento homenajean al gran poeta español según cuenta Diario La Nación de Argentina. Hubo actos en Fuente Vaqueros, Madrid, Nueva York, La Habana y Buenos Aires.


Publicidad

Cuando en España ayer, 5 de junio, fueron las cinco de la tarde, comenzaron a tañer las campanas del centro de estudios lorquianos de Fuente Vaqueros, en Granada, donde hace 113 años nacía el poeta y dramaturgo Federico García Lorca.

Al mismo tiempo -aun cuando los relojes marcaran una hora diferente-, se conectaron en videoconferencia con el teatro de Fuente Vaqueros poetas y escritores de otras cuatro ciudades en las que el paso de García Lorca dejó huellas duraderas: Madrid, Nueva York, La Habana y Buenos Aires.

A su turno, en cada una de ellas, se leyeron versos del autor asesinado hace 75 años en un homenaje que, inspirado en uno de sus poemas más conocidos (“A las cinco de la tarde”), se llamó “El 5 a las 5 en 5” y que amplió el que desde hace 35 años se celebra en la ciudad natal de García Lorca, conocido allí como “5 a las 5”.

En Buenos Aires, la conexión se hizo desde el vestíbulo del histórico hotel Castelar, sobre la Avenida de Mayo, en el que el autor de La casa de Bernarda Alba vivió durante seis meses, en 1933. Allí, la habitación 704, “pequeñita y mágica que supo ser su refugio”, al decir de Inés Rinaldi, que ayer participó de los homenajes, está convertida en museo y abierta a la visita del público.

En las cinco sedes del homenaje, se leyeron, entre otros textos, fragmentos de la obra lorquianaEl diván del Tamarit .

A las lecturas desde el teatro de Fuente Vaqueros siguió la que hizo Laura García Lorca, sobrina del reconocido y desaparecido poeta, desde Madrid; la de los actores Walter Krochmal y Wanda Sevilla desde las puertas de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y la del coordinador del Festival Internacional de Poesía de La Habana, Alex Pausides, desde Cuba.

Desde Buenos Aires llegaron, por último, los acordes del bandoneón y las voces de la presidenta de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina (SEA), Graciela Aráoz, y de las actrices Lidia Catalano y Victoria Oscar (de 13 años).

Graciela Aráoz destacó el reclamo de García Lorca para “que todos los hombres sepan” y “gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, en esclavos de una terrible organización social”. Al término de la videoconferencia, el homenaje porteño siguió con sevillanas a cargo de bailarines del Ballet del Centro Cultural Andalucía de Buenos Aires; una conferencia y otros espectáculos.

Huésped de lujo

En el séptimo piso del Castelar, debajo del número de habitación 704, a la que se llega por un pasillo plagado de gigantografías con fotos y datos biográficos de García Lorca y del contexto histórico en el que vivió, un pequeño cartel indica: “La mera popularidad no le interesaba: «Es demasiado frívola. Lo más hermoso que un poeta puede esperar es entrar en el alma del pueblo: eso es la poesía»”. Personajes de sus obras, pintados en tamaño natural en las paredes de un pequeño vestíbulo del cuarto, parecen esperar el regreso del huésped de lujo.

La estadía en Buenos Aires y los lugares que frecuentó el poeta granadino son recordados en visitas guiadas -cada primer domingo de mes-, organizadas por el Ente de Turismo del gobierno porteño.

“Muchas personas preguntan por su relación con Lola Membrives o con Carlos Gardel, aunque él conoció en Buenos Aires también a Pablo Neruda y a muchos otros hombres de la cultura”, dijo ayer a LA NACION Mariano Pini, uno de los guías del programa Buenos Aires a Pie.