Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Antológica de la colección de postales de Gilbert and George

 


Publicidad

Gilbert & George son uno de los dúos de artistas más sólidos del arte contemporáneo, con cuarenta años de satíricas y polémicas obras desde que se conocieron en Saint Martin’s de Londres y decidieron convertirse en escultural vivientes. Ahora, la Pinacoteca Agnelli de Turín exhibe hasta el próximo 4 de marzo una antológica de las postales que la pareja ha creado desde 1970.

“La exposición analiza el uso de la postal en la obra de la pareja desde las Postal Sculptures de 1969 – 1970, el mismo periodo de las primeras y legendarias presentaciones como esculturas vivientes, pasando por las Postcard Pieces y lasTitled Postcard Pictures, creadas entre 1972 y 1989, hasta el grupo de 564 obras de las Urethra Postcard Pictures. Gilbert & George han comparado a menudo la creación de sus postales con un esbozo, de modo que estas obras ofrecen una perspectiva conceptual ideal para analizar en profundidad su trayectoria”, explica Mirta d’Argenzio, comisaria de la muestra, que ha contado con la colaboración activa de Ginevra Elkann, nieta del Avvocato Agnelli, alma mater de la Pinacoteca y hermana de John Elkann, el actual presidente del grupo Fiat, informó El País.

Sin embargo, a pesar del prestigioso comisariado, el montaje de las Postales de la Uretra, que constituye el plato fuerte de la muestra, ha sido concebido por los dos artistas como una única instalación, específicamente creada para el Lingotto, la antigua fábrica Fiat convertida en centro expositivo por el arquitecto Renzo Piano. “Cuando preparamos una muestra hacemos justo lo contrario de un comisario. No trabajamos ni para nosotros ni para una idea de museo, sino sólo y exclusivamente para el público”, explica George. “Siempre empezamos a preparar la muestra desde una maqueta en nuestro estudio de Londres. En el Lingotto hemos modificado mucho el espacio, simplificándolo para que se adaptara a estas obras, que han sido creadas como una serie automática”, añade Gilbert.

Automáticas, porque desde la década de 1970 los dos artistas coleccionan postales que, para preparar esta instalación en forma de gigantesca uretra, han elegido al azar pero según unas reglas férreas. La instalación se compone de 133 piezas (88 horizontales y 45 verticales) dividas en tres series: las London Telephone Box Cards, que reúnen los anuncios sexuales encontrados en los teléfonos públicos londinenses; los Flyers que agrupan material diverso; y las Union Flag Postcard Pictures, que reúnen postales con imágenes icónicas del imaginario colectivo británico, una parte de las cuales se presentó el pasado abril en Madrid, en la sala de Ivory Press.

Cada pieza reproduce con 13 postales iguales (“¡No fotocopiadas! Y en el caso de los anuncios sexuales no ha sido fácil”, indican al unísono) el símbolo de la uretra, creado por el teósofo progresista C. W. Leadbeater, que a finales del siglo XIX, en Inglaterra, defendía la masturbación, la homosexualidad y en general la sexualidad libre. “El símbolo que Leadbeater utilizaba para firmar las cartas dirigidas a sus alumnos, era un círculo con el punto en medio, mientras que nuestra interpretación es angulada, rectangular”, explica George. “La uretra es un símbolo masculino y femenino, común a todos los mamíferos”, añade Gilbert.

No te he dado nada y me pides más

La gran instalación de las Postales de la Uretra se completa con una selección de obras postales, a través de las cuales es posible recorrer toda la trayectoria de la provocadora pareja, empezando por All my life, una invitación creada para la primera muestra colectiva en que participaron, en 1969. “Es una postal decó, bordada en oro con el símbolo de la Masonería y nuestros retratos con la ya célebre frase All my life i give you nothing and still you ask for more (Toda la vida no te he dado nada y aun me pides más)”, recuerda George. “Enviábamos postales para darnos a conocer entre los coleccionistas. Los artistas no nos interesan, queremos estar fuera de la fábrica del arte. Queremos que la gente normal pueda leer nuestras imágenes, de ahí nuestro lemaArt for All (Arte para todos)”, añade Gilbert.

La selección incluye verdaderas joyas, como los Limericks, “esculturas postales en ocho partes”. “Significa que un numero reducido de coleccionistas recibió una postal con un autorretrato dibujado de la pareja cada semana durante ocho semanas. La misma estrategia de envíos la pusieron en práctica en 1973 con las Pink Elephants, postales con una imagen y un breve texto, que fueron enviadas semanalmente, a lo largo de ocho semanas, a diversos destinatarios y ahora se conservan en una colección privada de Roma”, concluye la comisaria.