Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La XI Bienal de Cuenca tiene sus ganadores

 


Publicidad

La XI edición de la Bienal de Cuenca premió tres obras participantes y otorgó tres menciones de honor. Los jurados Mercedes Casanegra de Argentina, Alexander Apóstol de Venezuela y Xavier Blum de Ecuador seleccionaron los ganadores entre 55 obras.

Los tres premios fueron para Waltercio Caldas de Brasil con la obra ‘Parábolas de superficies’ ubicada en el Museo de la Medicina; para Oswaldo Maciá de Colombia por ‘Rodeado de lágrimas’ y  Shilpa Guptha de la India por su obra ‘Cien mapas dibujados a mano en Cuenca’ ambos se encuentran en el Museo de Arte Moderno. Los galardonados reciben 20.000 dólares cada uno.

El único premio para un ecuatoriano fue de la obra ‘Red Curtain’ de Anthony Arrobo que recibió una mención de honor, al igual que las obras ‘Experiencia ajena’ de la argentina Eugenia Calvo y ‘Velado’ del brasileño Rubens Mano.

'Red curtain' está realizada íntegramente en pintura acrílica

Este año el jurado otorgó una mención especial para Alberto Baraya de Colombia, con la obra ‘La fábula de los pájaros’, que se presenta en el Museo de la Medicina. Y el premio París, que se entrega a artistas ecuatorianos menores de 35 años fue para Paúl Rosero con su obra ‘Cuando tú te hayas ido’, expuesta en el Museo Pumapungo, informó diario El Universo.

Apóstol, uno de los ganadores de la octava bienal cuencana, indicó que las tres curadurías, con tres visiones diferentes y tres exposiciones medianas, ofrecieron una cantidad de artistas y trabajos de gran interés, “demasiadas propuestas interesantes, en relación a la cantidad de premios”, refirió.

Para el jurado ecuatoriano Blum, la temática Entre/Abierto de la actual convocatoria permitió a los curadores, elegir obras de diferentes vertientes, métodos y creación que enriquecieron el proceso, desde la propuesta del concepto, la creación de las curadurías y la elección de las obras.

“Pusimos nuestra concentración en la calidad de las obras, atentos y minuciosos para tratar de escuchar con todos los sentidos y todo nuestro pensamiento en qué consiste cada una, pero es difícil decirlo en forma sintética”, añadió Casanegra.

Para ella, “la pluralidad de lenguajes es la característica del arte contemporáneo por lo que es fantástico que en un concurso estén en igualdad de condiciones, dentro de una propuesta conceptual”.

Esta misma pluralidad, que se observa a través de propuestas fotográficas, de audio, video, en esculturas e instalaciones, permite mayor conexión con los sentimientos y sensaciones de espectadores avanzados o principiantes, según Apóstol.

La XI Bienal de Internacional de Cuenca estará abierta hasta el 31 de enero del próximo año.

Durante dos meses y medio se desarrollarán otras actividades paralelas, como seminarios, talleres y exposiciones, que están destinadas para estudiantes, artistas y público en general.