Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Premio Nacional de Literatura anuncia sus finalistas

Nueva York (AP) — Las editoriales esperan que las nuevas reglas para los Premios Nacionales de Literatura, para los que por primera vez se anunció la lista larga de finalistas, lleve a éstos a disfrutar de los niveles de ventas que gozan los ganadores del Premio Man Booker de Gran Bretaña.


Publicidad

Los finalistas de ficción fueron anunciados el jueves e incluyen a Thomas Pynchon, George Saunders y Jhumpa Lahiri. La lista incluye nombres de escritores a quienes las editoriales han promovido por años, amplía el periodo de nominación un mes y aumenta al doble el número de posibles ganadores.

Pero las editoriales seguro se conformen con un éxito como el de la última obra de ficción que ganó el Premio Nacional de Literatura bajo las antiguas reglas: “The Round House”, de Louise Erdrich.

La novela de Erdrich sobre un caso de abuso sexual en una reserva india ha vendido más de 300.000 ejemplares en el último año y es por mucho la más vendida en los treinta años de carrera de la autora, y seguramente la cifra aumentará con la publicación de la edición rústica en los próximos meses. La editora de Erdrich en HarperCollins, Terry Karten, se lo atribuye a la publicidad en internet y medios impresos, pero le da gran parte del crédito al premio.

“Creo que a veces se percibe su trabajo como inaccesible”, dijo Karten. “Y parte de lo bueno de un reconocimiento como el Premio Nacional de Literatura es que alienta a la gente a comprar el libro y leerlo. La gente parece haber descubierto que ella no es tan difícil de leer y les encantó el libro”.

Las principales editoriales de Nueva York, varias de las cuales están representadas por la junta de la Fundación Nacional del Libro, que entrega los premios, se habían quejado de que en años recientes los autores de ficción elegidos eran demasiado obscuros y que las ventas se veían afectadas. Tras tomar como modelo el Booker, se presentó este año una lista de 10 finalistas para cada una de las cuatro categorías competitivas— ficción, no ficción, literatura juvenil y poesía— y el jurado se expandió de autores a periodistas, integrantes de la industria editorial y bibliotecas.

“Constantemente estamos pensando cómo podemos desarrollar un mayor público”, dijo el director ejecutivo de la fundación, Harold Augenbraum.

Los premios Booker, en tanto, también están cambiando. Los organizadores anunciaron esta semana que se podrá premiar a autores estadounidenses a partir del 2014.

El Premio Nacional de Literatura no ha tenido un poder comercial tan constante como el Booker o el Premio Pulitzer, que suelen generar cientos de miles de ventas. Pero ha ayudado a cimentar a autores como Erdrich y a otros menos conocidos — autores que las editoriales temen que el público no considere — como la ganadora de ficción de 2011, la novelista de “Salvage the Bones” Jesmyn Ward.

Según su editora en Bloomsbury, Kathy Belden, las ventas de “Salvage the Bones” aumentaron diez veces tras la victoria de Ward, llegando a 100.000 ejemplares. Y Ward se benefició de otras maneras: las universidades han incluido “Salvage the Bones” en sus listas de lectura, la novela se publicó en China en enero y ya está en Alemania y su nuevo libro de memorias, “Men We Reaped”, ha tenido buena acogida.

Las editoriales seguramente no objetarán la lista de finalistas de ficción de este año, que también incluye a Alice McDermott, James McBride y Rachel Kushner. Pynchon y McDermott ya han ganado antes el Premio Nacional de Literatura, Lahiri es ganador del Pulitzer y Saunders es prácticamente el único autor cuyos libros de cuentos aparecen en la lista de los más vendidos. McBride es famoso por “The Color of Water” y Kushner por “The Flamethrowers”, que fue muy bien recibida y anunciada este año.

La lista de finalistas se reducirá a cinco en cada categoría el próximo mes. Los ganadores serán anunciados el 20 de noviembre en una cena y ceremonia en Manhattan, donde se entregarán premios honorarios a E.L. Doctorow y Maya Angelou.