Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bernat lleva a Hamlet ante un tribunal veneciano

Roger Bernat, director de teatro español. Foto de revistatarantula.com

Roma, (EFE).- El director teatral español Roger Bernat lleva hoy ante la Justicia veneciana a Hamlet para que responda sobre el asesinato de su tío, el rey Claudio, y su condena o absolución dependerá de un jurado popular conformado por el público de la obra.

Publicidad

Bernat propone en la Bienal de Teatro de Venecia (noreste de Italia) una versión radical de la tragedia universal de William Shakespeare bajo el título “Please Continue”, realizada junto al artista holandés Yan Duyvendak.

La idea, según explicó el autor a Efe, parte de los conocidos como “mock trials”, juicios simulados en los que las partes procesales ejecutan un duelo retórico “para afilar sus armas de cara a cuando se encuentren en situaciones reales”.

El príncipe Hamlet, de este modo, deberá zafarse con sus argumentos y alegatos de una acusación que estará dirigida desde el estrado por la jueza italiana Maria Elena Teatini, titular de carne y hueso en la Sección Penal del Tribunal de Venecia.

Estará defendido por el abogado Marco Vassallo y la acusación pública estará personificada por el fiscal sustituto de Venecia Stefano Buccini, quien tratará de demostrar que el joven fue en verdad el autor del asesinato de su tío.

“Forman parte de la Corte judicial del Véneto. Por un día, en vez de juzgar a personas que han sido acusadas de delitos reales, trabajarán para juzgar a una persona que ha cometido unos delitos ficticios”, apuntó a esta agencia Bernat.

El resultado es el retrato “de dos mundos que trabajan sobre un mismo relato”.

“De lo que se trata es de ver quién suena mejor la música. Si ha sido un accidente o no, si en realidad Hamlet quería matar a Claudio. Son dos relatos que se enfrentan entre la realidad y la ficción”, destacó.

El veredicto no correrá únicamente a cargo de los magistrados, sino que la obra contará también con un jurado popular formado por seis personas elegidas entre el público y que serán llamadas a expresarse sobre la culpabilidad o inocencia del Hamlet al término de la obra.

Y es que, una vez concluya el proceso, estos seis asistentes deberán abandonar este improvisado tribunal y debatir con los jueces una sentencia que, en opinión del autor, depende a menudo de la calidad de la representación del papel protagonista.

“Tengo la sensación de que el espectador es más clemente con Hamlet si tiene la sensación de haber gozado durante el espectáculo. Si el espectador ha tenido una mala experiencia, suele ser más inmisericorde”, consideró Bernat.

En definitiva, de lo que se trata es de “reproducir lo que ocurre en una obra de teatro normal, en la que el público juzga lo que ocurre, pero redoblando la responsabilidad del espectador desde el momento en el que pone un pie” en la sala.

Pero también supone una profunda reflexión sobre conceptos como la justicia, la verdad o la “volatilidad de la justicia”, ya que “expresa una enorme variedad” de sentencias que también dependen del lugar donde se interpreta esta obra.

Bernat ha llevado “Please, continue” por doce países, entre ellos España, Bélgica, Holanda, Suiza, Brasil, Malta, Alemania, Austria o Francia y, afirmó, la vehemencia o la misericordia de las sentencias puede llegar a cambiar en función de la región en las que han sido emitidas. Es decir, del lugar donde ha tenido lugar la obra.

“Dependiendo de los países se ven diferencias. En el caso de Francia, por ejemplo, suele decirse que en el sur los jurados populares son más severos que en el norte y nuestra experiencia en este espectáculo así lo subraya”, destacó, sin saber si esto es o no es una casualidad.

Bernat se diplomó en 1996 en el “Institut del Teatre” de Barcelona, después de abandonar sus estudios de pintura y arquitectura.

En el 2008 comenzó a firmar trabajos en los que el público adquiere un papel protagonista, llegando incluso a subir al escenario.

Entre sus espectáculos, presentados en una veintena de países, se recuerdan “Domini Públic” (2008), “Pura coincidència” (2009), “La consagración de la primavera” (2010), “Pendiente de voto” (2012) o “RE-presentación” (2013).

La 44ª edición de la Bienal de Teatro de Venecia, bajo la dirección del barcelonés Àlex Rigola, durará hasta el próximo 14 de agosto. EFE (I)

Publicidad