Ecuador. sábado 21 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Viviana Cordero estrena “Sólo es una más”, su última película

Pedro Saad, Viviana Cordero, Joaquín Wappenstein y la Flaca Guerrero, foto larepublica.ec

Guayaquil.- Casi todo el elenco de la última película de Viviana Cordcero “Sólo es una más”, integrado por María Teresa (la flaca) Guerrero, Pedro Saad y Joaquín Wappenstein estuvieron en Guayaquil para promocionar la película y La República conversó con ellos sobre el filme que se estrena este mes de octubre y que trata sobre la vida de Mateo (Joaquín Wappenstein), un joven que sufre de epilepsia y de Martina (Nicolle Herdoiza), quien nació con síndrome de Down.


Publicidad

María Teresa “La Flaca” Guerrero, tiene a su cargo el principal rol femenino como Natalia y Pedro Saad es Esteban, quien interpreta al padre viudo de Mateo.

A Viviana, la encontramos más delgada y tan sencilla y encantadora como siempre. La flaca Guerrero, espectacular y muy sosegada, y los actores quiteños Pedro Saad y Joaquín Wappenstein, a quienes descubríamos por primera vez, muy abiertos y simpáticos.

Pedro Saad tomó al toro por los cuernos y se dispuso a contarme él los antecedentes de este nuevo proyecto cinematográfico.

PS: “Había una vez una señora llamada Viviana Cordero, que había decidido abandonar el cine, así empieza el cuento. Esta joven que había decidido abandonar el cine después de tener tres películas exitosas, se había encerrado en su vida personal junto a su piano y a su gato “Mr. Higgins”, en un ostracistmo terrible, cuando de repente tocan la puerta de su departo, Vivivana abre y se encuentra con un duende con sombrero, el duendo se llamaba Joaquín Wappenstein, que estaba con una café descafeinado para Viviana y con otro café para él, y le dijo: “querida Viviana, he venido donde ti porque quiero que tú cuentes la historia de mi vida”. “¿Cómo?”, dice Viviana, “He abandonado el cine”. Y Joaquín dice: “Cuando escuches la historia, seguramente vas a volver al cine”.

poster de la película “Sólo es una más”

“Y así estuvieron conversando con un café durante cinco años. Cinco años se demoró la conversación y la escritura del guión, y yo le cuento de oídas porque yo no participé en nada de esta conversación. Y como es mi primera vez, yo la estoy haciendo así, media florida. Mientras escribía el guión, Viviana ya tenía en mente tres o cuatro actores que ella veía para los personajes, uno de ellos era, evidentemente, Joaquín, que iba a ser el protagonista, que es Mateo. Otra persona, era la Flaca Guerrero, a quien la tenía clavada entre ceja y ceja Viviana,  y que  no sabía, mientras estaba recorriendo los desiertos de Australia, que en su lejano Ecuador estaba planeándose en la mente de Viviana una película donde ella iba a participar”.

Otro actor a quien tenía en mente era yo, según me dice, no sé si será para tenerme con buena actitud, ojalá que sea cierto, pero en todo caso, tengo que decirlo para que lo incluya en la entrevista. Una vez que ella tenía estas ideas, empieza el arduo proceso de la preproducción de la película que tomó varios meses. Esta película se demoró 25 días en filmarse, pero yo siempre digo fueron cinco años y veinticinco días, y el resultado ha sido excepcional. Y como resultado de esta producción maravillosa, esta chica que había decidido dejar el cine, concluyó la película y ha decidido dejarlo de nuevo. Pasar la puerta otra vez, va a caer en el ostracismo otra vez, hasta que no llegue otro duende a decirle: “¡ya pues, Viviana, ponte las pilas y has otra película! Ésa es la introducción que te puedo hacer”.

MRJ: Muchísimas gracias, Pedro. Ahora, Viviana, usted, cuénteme.

VC: Todo lo que dice Pedro es real, yo conocí a Joaquín por una casualidad, él comenzó a trabajar como asistente de producción en una pieza teatral mía, “Amores.com”, la última obra que hice con Santiago Samper que falleció. Una noche yo lo miré poniendo la escenografía y lo vi que repetía todos los parlamentos de los personajes, me impactó su capacidad de transformarse en cada uno de los personajes, en una travesti, en una señora de alta sociedad, en una hippy, y él pasaba del uno al otro y yo dije: “aquí hay un actor!” Y efectivamente, llegó con el café, porque sabía que a mí me gustaba descafeinado y nos hicimos muy amigos, muy cercanos, yo le dije “escribamos una película y vamos a contar tu vida, porque tu vida es sumamente fílmica: él pierde a su madre a las 9 años, empieza a convulsionar, el padre queda viudo con cuatro hijos, entonces, había como una historia muy humana, muy fuerte.

Joaquín Wappenstein, foto larepublica.ec

Aparte yo había conocido a una persona muy cercana a mí, que era el arquetipo de  Natalia, el personaje que hace la Flaca, que también le pasa exactamente lo mismo, lo único que había de ficción era que el personaje de Joaquín se enamora de ella, pero eso no ocurrió en la realidad, pero él fue muy amigo de esta “Natalia” y fuimos creando una historia como un experimento. Y luego la parte de los fondos, como dice Pedro, sumamente dura, y la parte de la filmación fue sumamente fuerte porque hubo muy poco presupuesto para este película, y cuando me preguntaban quién va a ser Natalia, yo decía es un sueño un poco imposible, porque yo había trabajado con María Teresa en “Retazos de vida” y para mí era una gran actriz, a mí me gustó mucho lo rápido que ella entraba en el papel, la gracia que le ponía, cómo improvisaba y de verdad  me quedé con este pendiente de hacer algo más con ella, y si aceptaba ser Natalia iba a darle el complemento perfecto.

MRJ: ¿Y cómo pudistes, Flaca? ¿Cómo pudistes coordinar esto si tú vives fuera?

FG: Yo estaba en Australia, me estaba yendo a una competencia y Viviana me llama y me dice: “oye amiga, tengo este personaje para ti“. Y yo le digo “yo hace rato ya salí de la televisión y no tengo ganas de volver a hacer cine ni televisión ni nada”. Pero ella me manda el libreto, lo imprimo y lo leo en el avión y digo: “creo que me voy a vivir a Quito dos semanas, porque me ha gustado mucho esto”. Sobre todo que me pareció una historia real que había que contarse, es una pelicula que toca la inclusión, que toca el respeto, que toca el amor, como sabes, Joaquín tiene estas convulsiones que no son normales para todos los seres humanos, él entra en un mundo diferente al de nosotros y me pareció super emocionante que Viviana toque un tema así.

VC: Para mí el gran desafío como cineasta era trabajar con estos chicos que tenían esa discapacidad para que actúen con naturalidad, que es difícil, el trabajo es muy fuerte, todos decimos que nos divertimos, pero para ellos sí demandaba una concentración mucho más fuerte,  y aguantar que pongan las luces, que cambien de locación, que vamos para acá, que se nos va la luz, que llora, que no llores… eso era un desafío muy, muy fuerte y yo sí estoy muy contenta con el resultado porque Joaquín se portó increíble, convulsionó sólo tres veces durante la filmación cuando él convulsiona tres veces a la semana.

MR: Joaquín, entonces, realmente pasastes muy bien la filmación.

VC: Sí, fantástico. A mí el arte siempre me fascinó y la actuación también,  nunca había tenido la opción de actuar y se me dio y  …¡sueño cumplido!

MR: ¿Y te gustaría seguir actuando?

JW: Sí, sí me gustaría ver más a detalle y aprender cosas nuevas.

MR: Flaca, ¿tú como sentistes a tu personaje?

Foto facebook.com/viviana.cordero.

FG: Natalia es totalmente diferente a mí, pero igual traté de ponerle algo real de la Flaca, porque Natalia en la película es bien molestosa con Mateo,  se le burla, como es pelado, como es menor y tiene esta fascinación con esta mujer que es diez años mayor, y esa es la parte como jocosa que tiene la película. Pero Natalia también tiene momentos muy duros, la película es fuerte, es una película que tiene mucha tristeza, pero también tiene mucho amor.

MRJ: Como la vida.

PS: Ojalá el público entienda la belleza y la dificultad de producir una película como esta. Muy bien hecha.

FG: Sí, como la vida. Esta es una película real, la típica película del príncipe y la princesa color de rosa, eso no es algo real. El otro día yo subí una foto a redes sociales contando la historia de Joaquín y me dio tanto gusto que como siete personas me respondían: “Qué bonito que toquen el tema de la enfermedad de la epilepsia porque mi papá es epilépsica, o mi hijo es epiléptico, es que yo voy a ir porque nunca se toca un tema así y es parte de la vida”. Este día es epilepsia, pero mañana puede ser cáncer, me pareció interesante que se toque un tema real. Yo digo que esta película toca también la tolerancia, aprender a tomar a la gente como es.

VC: Ésta ha sido la gran lección para mí, como dice Pedro, en estos cinco años de proyecto que fueron muy largos, intensos, especiales, porque aprendí lo que es tener obstáculos en la vida y cómo sortear esos obstáculos y sobre todo aprendí que uno con mente abierta puede hacer muchas cosas, y Joaquín fue mi gran ayuda porque me encontró en un momento de mi vida sumamente duro y él venía con su café y se sentaba a mi lado, mientras yo miraba el suelo, hasta que un día, trajo la computadora y quitó las comas y los puntos que yo había puesto, porque no podía cambiarme las frases, y me dijo: “sólo faltan unas comas y unos puntos”, y me obligó a ponerlos y luego me dijo: “¿y ahora como sigue mi historia?” Entonces ya tuvimos que continuar.

MR: Brillante tu estrategia, te felicito.

María Rosa Jurado

(F)

Pedro Saad dictará clases de actuación en Guayaquil durante el mes de noviembre. Interesados llamar al 0981943874.