Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Argentina decepciona y preocupa en su debut

Un duro primer tiempo fue el que debió afrontar el seleccionado dirigido por el entrenador Sergio Batista. Después de un inicio dominante de la selección anfitriona, con posesión de pelota y control territorial del campo, la débil Selección de Bolivia supo maniatar la salida de la “albiceleste” y con un asfixiante “pressing” causó más de un inconveniente a los anfitriones.


Publicidad

Jugados los primeros diez minutos Argentina manejaba el partido con comodidad, con una buena salida por las bandas, especialmente por derecha con Javier Zanetti y por la banda izqueirda con Carlos Tévez ya que el lateral Marcos Rojo subía muy poco. En el medio sector, el contro de Cambiasso  y especialmente Banega era preciso y sutil.

Poco a poco Lionel Messi comenzaba a mostrar su desequilibrio. Contrario a lo especulado antes del encuentro, donde se lo mencionaba a la “Pulga” como un delantro más del tridente junto a Lavezzi y Tévez, el astro del Barcelona español arrancaba desde muy atrás, a manera de enganche. Así, Messi demostró en más de tres ocasiones sus mejores atributos, apilando rivales aunque sin un receptor final que pudiera terminar la jugada. Bolivia se cerraba bien en el fondo y su defensa se transformaba en un paredón.

Lionel Messi (d) lleva el balón ante su rival de Bolivia Ronald Raldés.

A los 35 minutos llegaba la jugada más peligrosa del primer tiempo, justo cuando Bolivia había comenzado a equilibrar las acciones y a faltarle el respeto a los locales. Carlos Tévez por izquierda realizaba una jugada personal, encontraba perfil de remate, y sacaba un disparo que el portero Arias desviaba a un costado.

De pronto el juego cambió de sentido y los aficionados locales pasaban más de un dolor de cabeza con la presión que efectuaban los referentes de ataque, los bolivianos-brasileños Martins y Rojas. La presión intensa del equipo dirigido por Gustavo Quinteros causaba estragos en la retaguardia argentina y así evitaban la salida de los laterales y apretaban a los defensores centrales que en más de una ocasión debieron extremarse para evitar los remates al borde del área.

El primer tiempo terminaba 0x0 y con más de un calentón por parte de los seleccionados argentinos que comenzaban a perder la cabeza por la desesperación y también por la provocación de los bolivianos.

En el segundo tiempo, el estupor se apoderó del estadio a los 47 minutos cuando Rojas recibió un córner y de espaldas al arco le dio de taco y sorprendió a Ever Banega, quien no atinó a rechazar y la pelota se le escabulló mansamente para cruzar la raya.

El aliento de más de 32.000 aficionados bajó de las tribunas en medio de una gélida noche. Argentina no reaccionó y estuvo a punto de recibir el segundo cuando Martins se fue de contragolpe y en vez de rematar de entrada se demoró y cuando lo hizo en segunda instancia se la tapó Romero.

En una señal de recuperación, Agüero encaró por la derecha y acarició el empate. Y poco después, el propio “Kun” Agüero recibió un pase de pecho de Nicolás Burdisso y antes que la pelota tocase el piso sacó un derechazo que selló el empate a los 75.

Sobre la hora, Angel Di María se fue por la banda izquierda y su centro casi lo empalmó Tevez, pero Arias le ganó de mano, ante una resignada afición local que se fue resignada del estadio.

 

 

Alineaciones:

Argentina: Sergio Romero; Javier Zanetti, Nicolás Burdisso, Gabriel Milito, Marcos Rojo; Ever Banega, Javier Mascherano, Esteban Cambiasso (Angel Di María 45′); Lionel Messi; Ezequiel Lavezzi (Sergio Aguero 70′), Carlos Tévez
DT: Sergio Batista

Bolivia: Carlos Arias; Lorgio Álvarez, Ronald Raldes, Ronald Rivero, Luis Gutiérrez; Joselito Vaca (José Luis Chávez 63′), Jaime Robles, Wálter Flores, Jhasmany Campos (Juan Carlos Arce 80′); Edivaldo Rojas (Rudy Cardozo 89′); Marcelo Martins
DT: Gustavo Quinteros