Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Argentina no puede con el poderío físico de Nueva Zelanda

New Zealand's Brodie Retallick (C) is tackled by Argentina's Marcos Ayerza (R) during the Rugby World Cup 2015 pool C match between New Zealand and Argentina at Wembley in London, Britain, 20 September 2015. (Londres) EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA.

Londres, 20 sep (EFE).- Una gran segunda mitad sirvió hoy a Nueva Zelanda, vigente campeona mundial, para derrotar en el estadio de Wembley, en Londres, a una buena Argentina (26-16) e iniciar su defensa del título con victoria.


Publicidad

Cuatro años después de caer en cuartos de final ante los All Blacks en Eden Park, y con más preparación que nunca después de disputar el Rugby Championship, los Pumas volvían a verse las caras con los oceánicos, el rival a batir en esta Copa del Mundo.

Los dos conjuntos más potentes del grupo C medían sus fuerzas en el choque más destacado de la primera fase del torneo, con una Nueva Zelanda dispuesta a conquistar su tercer entorchado mundialista y unos Pumas que aspiran, como mínimo, a las semifinales.

Con 90.000 personas en las gradas un Wembley con claro color albiceleste -récord de asistencia en un partido de rugby-, los sudamericanos empezaron el encuentro al ataque, aunque las infracciones los dejaron en inferioridad después de que Pablo Matera viera la tarjeta amarilla a los diez minutos.

Los pupilos de Steven Hansen frenaban una y otra vez las embestidas de Argentina, duramente castigada por los penaltis. El apertura Dan Carter, en su cuarto Mundial consecutivo, sumó sus primeros puntos del torneo gracias a tres penales que pusieron a los suyos nueve puntos arriba (9-0, m.18).

Sin embargo, los de Daniel Hourcade mantuvieron la idea de irse al ataque y a los 21 minutos Guido Petti, el jugador más joven de los Pumas en anotar un try en un Mundial, con 20 años y 307 días, entró con todo para sumar el primer ensayo de Argentina en el juego.

Nico Sánchez sumó la conversión y metió a la albiceleste todavía mas en el partido, dejándola a solo dos puntos de unos All Blacks sin respuesta (9-7, m.22).

Poco después, una zancadilla de Richie McCaw a Juan Fernández Lobbe la castigó el árbitro con infracción y amarilla para el capitán neozelandés, dejando a su equipo en inferioridad.

Los tres puntos de Nico Sánchez pusieron por delante por primera vez en el juego a los Pumas (9-10), antes de que una nueva infracción le costara a Conrad Smith la amarilla.

Con el tiempo de la primera mitad ya cumplido, Nueva Zelanda consiguió recortar diferencias gracias a otro penalti que convirtió Dan Carter (12-13, m.40).

Los argentinos saltaron al terreno de juego a la vuelta de vestuarios con el mismo plan de juego que en el primer tiempo, y Nico Sánchez amplió la ventaja, en un resultado que hacía méritos al duro trabajo de los Pumas (12-16).

La entrada del segunda línea Sonny Williams resultó fundamental en el desenlace del choque, puesto que logró abrir una zaga argentina excesivamente defensiva. Primero Aaron Smith y luego Sam Cane tras una habilitación de Williams consiguieron romper la zaga y voltear el marcador (26-16, m.66).

El marcador no se volvió a mover y los All Blacks, que se quedaron sin el punto bonus, se llevaron un sufrido triunfo frente a un combinado argentino que, si mantiene el nivel mostrado en los primeros 60 minutos, no debería tener problema alguno para clasificar cómodamente para la siguiente ronda.

Los Pumas se enfrentan el próximo viernes en Gloucester en un encuentro que se antoja fundamental con la dura selección georgiana, verdugo, sorprendentemente, en el primer encuentro de Tonga (17-10). (D)