Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Champions: Atlético Madrid golea al Astana

El jugador del AtlÈtico de Madrid, Jackson MartÌnez, izquierda, festeja un gol contra Astana por la Liga de Campeones el miÈrcoles, 21 de octubre de 2015, en Madrid. (AP Photo/Daniel Ochoa de Olza)

Madrid, 21 oct (EFE).- El delantero colombiano del Atlético de Madrid Jackson Martínez se liberó de una racha de ocho partidos sin marcar anotando el 2-0 contra el Astana kazajo en el partido de Liga de Campeones, que el conjunto rojiblanco terminó ganando por 4-0.


Publicidad

Ocho partidos sin conocer puerta eran mucho peso para el punta cafetero, no solo por las expectativas generadas en la afición en su fichaje, sino por su propia mentalidad, ya que todavía no se le ha visto conectado al juego del equipo que dirige el argentino Diego Simeone, que ha alternado entre él y Fernando Torres como referencia ofensiva.

Por suerte para Jackson y para el Atlético, 29 minutos bastaron para que el colombiano inaugurara su cuenta en el Calderón contra un débil Astana, del que tan solo la imprecisión rojiblanca había librado de más goles hasta entonces.

De hecho, el propio delantero colombiano protagonizó varias de las tentativas fallidas rojiblancas en los primeros veinte minutos, con un disparo en el minuto tres que superó el larguero y se alojó en la parte exterior de la red visitante.

Le costó al cafetero conectarse con las llegadas del brasileño Guilherme Siqueira por la izquierda, bien porque el lateral entregaba el balón demasiado atrás en los primeros cinco minutos del duelo, bien porque el punta no acertó a meter el pie en un centro fuerte y peligroso cuando el reloj marcaba el minuto 20.

Fue el centrocampista Saúl Ñíguez el que abrió el camino, con el 1-0 tres minutos más tarde, gracias a una acción ensayada tras un saque de esquina en la que el belga Yannick Ferreira Carrasco fue a buscar el balón rompiendo por el interior la defensa kazajo y entregando un centro fuerte y raso que el canterano envió a las redes con un taconazo.

Seis minutos después logró Jackson su premio, después de haber visto un tanto anulado en una jugada embarullada en el área visitante en la que tuvo que rematar en dos ocasiones, siendo su segundo remate en fuera de juego tras haber tocado el balón Griezmann.

No es que el gol de Jackson fuera de bella factura, más bien un remate mordido que tocó en el portero serbio Nenad Eric; antes de alojarse en las mallas, pero fue valioso por lo que significaba para el colombiano. El delantero se tiró al suelo a ver que el balón entraba en las redes, visiblemente liberado.

Sus compañeros se arrojaron sobre él y la hinchada repitió su apellido, conscientes todos de que rompía su mal fario; y cada nueva jugada en la que participaba se convertía en aplausos para cada buena acción de ‘Cha Cha Cha’.

La volvió a tener en el 40, en un remate de cabeza en el primer palo a centro de Juanfran que detuvo el portero. Jackson estaba aún nervioso, con ganas de ver su cuenta goleadora incrementada y con rabia, pero más acertado en la combinación con sus compañeros.

En la segunda parte, con Óliver Torres en el campo haciendo al equipo más combinativo, Jackson tuvo menos presencia, pero sí una gran oportunidad en el minuto 60, al recoger un despeje del portero a disparo de Carrasco y responder con una volea, que envió el balón al lateral derecho de la portería que defendía Eric.

Siete minutos después, Simeone decidía sustituir al ’11’ rojiblanco. Jackson abandonó el campo ovacionado por el público, caminando tranquilo y con la confianza algo más recuperada. Entró en su lugar Fernando Torres.

Ante el Astana, Jackson se quitó la espina. El tiempo dirá si el colombiano puede seguir la estela de grandes arietes rojiblancos de los últimos años, entre los que se cuenta su compatriota Radamel Falcao, entre otros muchos. (D).