Ecuador. Lunes 26 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irving y James son conscientes que superar lo hecho en el quinto partido será difícil

LeBron James (23), de los Cavaliers de Cleveland, festeja con sus compañeros en el quinto partido de la final de la NBA ante los Warriors de Golden State, el lunes 13 de junio de 2016 (AP Foto/Marcio José Sánchez)

Cleveland (EEUU), 15 jun (EFE).- El base Kyrie Irving y el alero LeBron James, las dos figuras de los Cavaliers de Cleveland, que decidieron el quinto partido de las Finales de la NBA con 41 puntos cada uno, admitieron al regresar a casa que repetir lo conseguido la noche del lunes en Oakland ante los Warriors será algo muy difícil.

Publicidad

Ambos respondieron con el partido de su vida en las Finales de la NBA, porque de no haber sido así, ahora ya estarían pensando en las vacaciones en lugar de prepararse para el sexto, que también será de vida y muerte, ya que los Warriors de Golden State tienen ventaja de 3-2 en la serie que disputan al mejor de siete.

La inspiración encestadora de Irving y James les permitió anotar canastas desde cualquier posición, sin importar el tipo de defensa que le hiciesen los jugadores de los Warriors, que echaron en falta al ala-pívot Draymond Green, suspendido con un partido, por la provocación que le hizo la estrella de los Cavaliers.

La suspensión le vino también muy bien a la NBA, al menos habrá un partido más, con lo que eso supone de ingresos y si ya se llega a un séptimo, entonces el gran héroe de las Finales para la liga, en el apartado económico, será James por la provocación y Green por caer en la trampa.

La realidad es que los Cavaliers se mantienen con vida después de ganar a domicilio 97-112 a los Warriors, que no pudieron aguantar el ritmo encestador de Cleveland en el cuarto periodo y ahora lo único que cuenta es el sexto, que se jugará el jueves en el Quicken Loans Arena de Cleveland.

Los Warriors son conscientes que al margen de la ausencia de Green, ellos como equipo no jugaron bien, ni tampoco el base estrella Stephen Curry brilló a su mejor nivel, y tan sólo el escolta Klay Thompson y el alero Andre Iguodala, que salió en el puesto de titular del compañero suspendido, cumplieron con su aportación individual.

No fue suficiente a la hora de lograr la victoria que les hubiese dado el segundo título consecutivo de la NBA, algo que esperan conseguir en Cleveland y repetir la historia de lo que sucedió la pasada temporada.

A Green se le prohibió la entrada al Oracle Arena, por lo que se vio obligado a ver el partido en un palco en el vecino Oakland Coliseum, y sin su estelar alero, los Warriors sufrieron la ausencia de su jugador defensivo clave.

Irving y James, que fue abucheado permanentemente por los aficionados de los Warriors por su comportamiento antideportivo en el cuarto partido de la eliminatoria, aprovecharon la ausencia de Green para desafiar la lógica y las predicciones y alargar la serie.

Los Warriors, que fueron unánimes al culpar a James de lo sucedido con Green, tampoco quieren quitarle mérito a la gran noche que tuvo especialmente Irving que alcanzó su partido más completo como profesional en la NBA.

“Es posiblemente una de las mejores actuaciones que haya visto en vivo”, reiteró James, quien junto a Irving conforma la única pareja de compañeros en anotar 40 puntos en un partido de las Finales.

Irving, quien tuvo dos erráticos encuentros en los primeros duelos de la serie en el Oracle Arena, estuvo eficaz desde el inicio del quinto partido y lo concluyó con 17 de 24 disparos, incluyendo cinco de siete triples y varias acrobáticas bandejas.

El base de 24 años brilló aun más en el cuarto periodo y logró quitarle también el protagonismo a James y por supuesto al resto de sus compañeros, tras anotar 10 puntos en menos de dos minutos.

Irving tal vez deba duplicar sus esfuerzos si los Cavaliers intentan obligar a un séptimo encuentro, y convertirlo en el primer partido en remontar de una desventaja de 3-1 en las Finales.

“No estamos satisfechos”, afirmó Irving. “Entendemos la magnitud del sexto partido en casa, y sabemos del increíble nivel al que van a jugar, y nosotros debemos ser incluso mejores, pero será complicado”, admitió Irving, que se mostró indefendible al aportar la habilidad que posee cuando intentó la penetración a canasta.

Sin embargo, también está el Irving que abusa del manejo del balón, el que dispara muy a menudo, el que descansa en defensa y el que se olvida de sus compañeros, y es ahí donde de nuevo los Warriors intentaran explotar para que en el sexto partido deje de ser factor ganador.

Pero sobre todo el complemento perfecto de James, que con un Irving inspirado, hace que su aportación al equipo sea aun mayor y más decisiva.

Los Warriors están convencidos que van a volver a ser el equipo competitivo cuando llegue el sexto partido y seguro que tendrán visto más de dos veces el vídeo del quinto para no cometer los mismos errores ni concesiones a la pareja IrvingJames. (D)

Publicidad