Ecuador. lunes 23 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Glenda Morejón, tras las huellas de Jefferson Pérez

Foto de archivo. La República.

Guayaquil (Ecuador), 7 oct (EFE).- Para alcanzar el nivel de Jefferson Pérez se debe lograr más allá de medallas olímpicas, y ese es el propósito de la marchista juvenil Glenda Morejón, enamorada de la especialidad que engrandeció a Pérez, considerado el mejor deportista de todos los tiempos en Ecuador.


Publicidad

“La verdad, mi mayor sueño, como el de todo deportista, es llegar a Juegos Olímpicos, pero en mi pensamiento está en no nada más llegar, sino apuntar a una medalla para nuestro país, para eso me estoy preparando muy fuerte, entregando todo día a día”, dice a Efe la adolescente ecuatoriana.

Las carencias son sus fortalezas y superarlas su satisfacción, pues no se detuvo para alcanzar sus primeros sueños, por más que en el recorrido encontró muchos obstáculos. Ya probó que sí se puede y sabe que su recorrido al éxito siempre estará ligado al esfuerzo.

Y es que Morejón, de 17 años, obtuvo en julio pasado una medalla de oro en la prueba de los 5.000 metros en el Mundial Juvenil de Atletismo en Nairobi, en Kenia.

“Conversé con Jeff (Jefferson Pérez) por primera vez en julio, semanas después de haber ganado el Mundial. Fue emocionante porque vino a Ibarra, nos invitó a almorzar a mi entrenador y a mi. Sentí su reconocimiento”, expresa.

Morejón no es de aquellas que promete nada, pues sabe que del fruto de su preparación y cuidados, el resultado será una consecuencia.

“Ahora me estoy preparando para una competencia que se llama ’30km USAFT RACE WALK CHAMPIONSHIPS’, que se realizará este mes de octubre en Nueva York, Estados Unidos”, indica.

“La verdad, no quiero prometer nada, nos estamos preparando fuerte para ir y hacer un buen papel y dejar el nombre de nuestro país en lo más alto, en los 10 kilómetros marcha”, dice.

Una de las hijas predilectas de la ciudad andina de Ibarra (norte), asegura que conversar con “Jeff” es enriquecedor.

“La última vez que lo hicimos fue en agosto pasado en su ciudad, Cuenca (sur). Nos invitó a una cena y conversamos sobre las competencias, la experiencia que se gana cuando uno va a competir a nivel internacional. La verdad que sus consejos y motivación me están ayudando bastante”, indica.

Morejón revela que la primera especialidad con la que se identificó en atletismo fue en carreras de fondo: “Me encantan hasta hoy las carreras de fondo, especialmente medio fondo, en 800 metros, y 1.500 metros planos”, señala.

Como consecuencia de haberse retirado por un año de la anterior especialidad, al regresar, a los 13 años, el entrenador le recomendó que probara con la marcha.

“Al comienzo fue duro porque me empezaron a doler las rodillas, la cadera, pero siempre tuve el apoyo de mi familia, la motivación de ellos me llevó a superarlo”, comenta mientras sus compañeras de colegio, en la especialidad de contabilidad conversan y ríen durante el recreo que Glenda aprovecha para dialogar con Efe, mostrando la humildad de los grandes. (D).