Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Huaoranis aducen que no son representados por el Frente de Defensa de la Amazonía contra Chevron

Steven Dozinger, abogado de los demandantes de Chevron, en una fotografía del 21 de octubre de 2003.

SAN RAMÓN, California, 8 de enero de 2013 –- Miembros de los Huaorani, una de las cinco nacionalidades que abogados demandantes dicen representar en su juicio contra Chevron en Lago Agrio, pidieron intervenir en un proceso ante la Corte Federal de Nueva York aduciendo que no son representados por dichos abogados ni por su organización de fachada, el Frente de Defensa de la Amazonía (FDA), según ha difundido la compañia Chevron.


Publicidad

Según la compañía, esta declaración de los Huaorani revelaría que “la afirmación de los abogados demandantes, repetida públicamente innumerables veces, de que representan a 30 mil personas y cinco nacionalidades indígenas, es falsa y forma parte del fraude que han perpetrado en este viciado proceso judicial”.

En su petición, los Huaorani afirman lo siguiente:

“… el FDA y sus abogados y asesores nunca estuvieron autorizados para representar sus intereses en relación con la demanda de Lago Agrio”. (Pág. 15)

“Está claro que el interés de los Demandados Donziger [Steven Donziger, Escritorio Jurídico Steven R. Donziger y Donziger and Associates PLLC] y el FDA en la sentencia de Lago Agrio no estaría orientado a garantizar los derechos de los Huaorani… a porción alguna de la sentencia, sino más bien a cobrar tanto como puedan para su propio uso y beneficio”. (Pág. 33)

En el 2006, miembros de los Huaorani mostraron su desacuerdo con los abogados demandantes y emitieron una carta, donde manifestaron: “No nos sentimos representados por ellos. Más bien, nos sentimos utilizados por el Frente y sus amigos ONGs. Por esos motivos, rechazamos al Frente de Defensa de la Amazonía y la Asamblea de Afectados organizado por el Frente”.

En el juicio contra Chevron en Ecuador figuran 48 demandantes que comparecen en representación de la comunidad que ellos indican supuestamente habría sido afectada. Según afirma Chevron, de esos 48 comparecientes, al menos 20 no firmaron la demanda, sino que su firma fue falsificada. Esta conducta ilícita está comprobada por análisis forense de las mismas firmas, según insiste la compañía.

Según Chevron, la principal demandante en el juicio contra Chevron en Lago Agrio, María Aguinda, confesó que fue engañada por activistas y abogados demandantes. En una toma no utilizada de la película Crudo, Aguinda narra cómo le ofrecieron medicinas para que firme un papel. Un año después le notificaron que ella es la demandante en el juicio contra Texaco.