Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Latinoamérica desea exportar a China más valor añadido y atraer su inversión

Changsha (China), 12 sep (EFE).- Los países latinoamericanos están empezando a plantearse como objetivo que sus exportaciones a China tengan cada vez más valor añadido, a la vez que tratan de aumentar las inversiones del gigante asiático en su región, para mejorar sus lazos de negocios hacia una relación más madura.


Publicidad

Aunque esto no puede ocurrir de la noche a la mañana, ese es el objetivo por ambas partes, como expresó también el propio presidente chino, Xi Jinping, en su reciente gira por América Latina, un deseo que ha empezado a tomar forma hoy en la 8ª Cumbre de Negocios China-Latinoamérica y Caribe, en la ciudad china de Changsha.

Lo que se persigue con ese objetivo “va a ir pasando lentamente”, como explicó a los medios hoy, preguntado por Efe, Luis Alberto Moreno, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero la intención en Latinoamérica también es esa.

“Obviamente, era más fácil producir y exportar productos básicos”, dijo Moreno, lo que ha ocurrido en la última década, la del acercamiento y la consolidación de la atracción y de unos lazos más sólidos entre ambas regiones, que hasta entonces nunca habían mantenido intercambios comerciales tan estrechos.

“Es mucho más difícil (ver) cómo a esos productos básicos se les va agregando valor”, reconoció Moreno, pero “no hay duda de que nosotros queremos aspirar a tener una relación comercial de estas dimensiones que ha sugerido el propio presidente Xi Jinping“.

“Para que eso suceda, tendrá que venir necesariamente un proceso en el cual se agregue mucho más valor, no solamente a las exportaciones manufactureras de América Latina, sino quizás también a todo el área de servicios, en la cual es poco lo que exportamos, pero en la que América Latina tiene que ir mejorando”, señaló.

Solamente incidiendo en estas progresivas mejoras, con el tiempo, “la naturaleza de nuestro comercio irá cambiando, e irá cambiando en los volúmenes de inversión extranjera directa de China hacia Latinoamérica”, en correspondencia con esta nueva realidad, vaticinó.

Esta edición de la cumbre, la cita anual de referencia para el comercio y las inversiones entre las dos regiones, contó este año con la presencia del ministro de Economía y Finanzas de Uruguay, Mario Bergara; el de Comercio Exterior de Costa Rica, Alexander Mora, y el de Industria y Comercio de Paraguay, Gustavo Leite.

Los tres coincidieron con Moreno y destacaron la necesidad de atraer más inversión china.

Hasta ahora las relaciones económicas de Latinoamérica hacia China han estado mucho más marcadas por el comercio que por las inversiones, señaló a la prensa española Bergara, que predijo que el aumento del comercio “tiene que venir acompañado, y va a venir acompañado de mayores flujos de inversión”.

Esto es así “porque las inversiones también se asocian a los flujos comerciales” y a la financiación, dijo.

Bergara, cuyo país es puntero en el mercado cárnico por sus sistemas de trazabilidad del ganado, mostró con este ejemplo de su país cómo “no siempre las materias primas son necesariamente bienes sin valor agregado”.

“Una tonelada de carne hoy, exportada desde Uruguay, es completamente diferente que una tonelada de carne exportada hace veinte años”, ya que hay un factor de diferenciación de calidad, posible y demostrable gracias a la trazabilidad de la carne desde el nacimiento del animal hasta el plato, que aporta ese valor añadido.

La clave para que América Latina aumente el valor agregado de sus exportaciones a China está en “incorporar tecnología, conocimientos, gestión y servicios comerciales o financieros”, que hagan destacar sus recursos y productos, resumió Bergara, cuyo país tiene ya en China al mayor comprador de carne y de bienes exportados en general.

“Creo que no hay que ver una contradicción entre materias primas y valor agregado, sino que hay que aprovechar los recursos naturales y agregarles valor”, concluyó.

Por su parte, Mora, cuyo país, Costa Rica, es uno de los pocos del mundo con balanza comercial positiva con el país oriental, gracias a sus importantes exportaciones tecnológicas a China, especialmente de microprocesadores, reconoció que la inversión es ahora la gran “tarea pendiente” con el gigante asiático. EFE