Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China promete invertir en nueva “Ruta de la Seda”

Xi Jinping, AP

BEIJING, China (AP) — El presidente chino, Xi Jinping, prometió el domingo una inversión de 40.000 millones de dólares para ayudar a las naciones asiáticas a mejorar sus lazos comerciales, en un nuevo intento de reafirmar la posición de Beijing como líder regional.


Publicidad

Xi anunció esta iniciativa en una reunión con líderes de Pakistán, Bangladesh y otras cinco naciones asiáticas antes de la cumbre económica Asia-Pacífico que se celebra esta semana, según informaron el domingo medios estatales.

La cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) reúne a líderes de Estados Unidos, China, Japón y otras 18 economías, dando a Beijing una amplia plataforma para trabajar en sus ambiciones de asumir un papel liderazgo regional para acompañar a su estatus como segunda economía más grande del mundo.

Además, la reunión del lunes y el martes ofrece oportunidades de diplomacia regional, como una posible reunión entre los líderes de China y Japón para romper el hielo después de dos años de tensiones por una disputa territorial que planteó el temor a una confrontación militar entre las dos mayores economías asiáticas.

Beijing lanzó este año una batería de medidas para aumentar su influencia en lo que considera como unas estructuras globales y regionales de comercio, finanzas y seguridad dominadas por Estados Unidos.

Su última iniciativa, el “Fondo Ruta de la Seda“, financiará infraestructura y cooperación en industria y finanzas para enlazar las economías asiáticas entre sí, afirmó Xi en la reunión del domingo con líderes de Bangladesh, Camboya, Laos, Mongolia, Myanmar, Pakistán y Tayikistán.

“Los esfuerzos de un único o varios países están lejos de ser adecuados”, dijo Xi, según la agencia oficial de noticias Xinhua. “Sólo construyendo amplias sociedades en las que todos pensamos y trabajamos al unísono podemos esperar alcanzar resultados positivos”.

China y otros 20 gobiernos asiáticos lanzaron el mes pasado un banco de 50.000 millones de dólares para ayudar a financiar infraestructuras en la región, pese a las objeciones estadounidenses de que era una redundancia innecesaria del trabajo que hace el Banco Mundial. Beijing provee la mayor parte del capital para nuevos proyectos.

En mayo, Xi pidió la creación de una nueva estructura de cooperación en seguridad, basándose en un grupo que incluye a Rusia y excluye a Estados Unidos.

En un discurso el domingo, Xi dijo que la economía china está cambiando a una “nueva normalidad” de crecimiento, más lenta pero también más estable y con la capacidad de resistir contratiempos.

Xi también ensalzó las ventajas del desarrollo chino para el resto del mundo, en un discurso ante líderes empresariales asiáticos reunidos en Beijing antes de una cumbre Asia-Pacífico a celebrarse el lunes y el martes.

El presidente señaló que la inversión china en el extranjero superará los 1,25 billones de dólares en los próximos 10 años, y China importará bienes por valor de más de 10 billones de dólares y enviará más de 500 millones de turistas al extranjero en los próximos cinco años.

La economía del gigante asiático creció 7,4% en el tercer trimestre del año, la cifra más baja en cinco años. Sin embargo, Xi afirmó que la economía sigue siendo robusta con fuerte crecimiento del empleo, baja inflación, ingresos al alza y una tendencia de cambio para alejarse de la inversión a servicios y manufactura de alta tecnología.