Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Normalidad en campos petroleros en Ecuador tras intento “sabotaje” en un pozo

Petroamazonas EP

El Ministerio de Hidrocarburos de Ecuador informó hoy que existe “normalidad” en los campos petroleros del país luego de que ayer se registrara un “intento de sabotaje” en un pozo, en tanto que líderes indígenas sostienen que el martes ocuparon 28 pozos en medio de protestas contra el Gobierno.


Publicidad

“Al momento, ninguna de las 13 compañías petroleras privadas que operan en el país han reportado la toma de algún pozo petrolero en ninguna de las provincias”, señaló el ministerio en un comunicado.

Agregó que la empresa pública Petroamazonas EP también informó que en este momento se opera “con normalidad en los 20 bloques petroleros y de gas, ubicados en la Amazonía y el Litoral”.

El ministro de Hidrocarburos, Pedro Merizalde, indicó que la tarde del martes se reportó el “intento de sabotaje” en un pozo del Bloque 7, operado por la empresa pública.

Ante ello, señaló que, por seguridad, se decidió detener la producción de este pozo por 15 minutos y se retomó inmediatamente.

La dirigente Sarayacu, Patricia Gualinga, dijo hoy en una reunión con la prensa extranjera que indígenas quichuas se tomaron ayer “28 pozos petroleros protestando porque dicen de aquí sale el petróleo pero no tenemos buenas carreteras; aquí estamos dando el recurso al país, pero no somos atendidos”.

Aseguró que la población ha llegado “a un extremo de sentir una desesperación tal que muchas veces actúa con lo que tiene a la mano. Se puede generar mucha violencia en el país y este Gobierno no está entendiendo eso”, añadió.

Grupos de indígenas, gremios de sindicatos y otros sectores sociales mantienen protestas contra el Gobierno en demanda de rectificaciones, entre las que figura el archivo de una enmiendas constitucionales que estudia la Asamblea Nacional (Parlamento), entre las que está la reelección presidencial indefinida.

El Ministerio de Hidrocarburos, que en su comunicado no identifica a quienes intentaron provocar el “sabotaje”, rechazó todo tipo de agresión y atentado en contra de los bienes públicos.

Manifestó, además, que al tratarse de activos del Estado, se cuenta con resguardo de las Fuerzas Armadas y la Policía, de tal manera que no sea afectada la producción petrolera.

En la reunión con la prensa internacional, algunos dirigentes indígenas y representantes de gremios sindicales, entre otros, reiteraron que no pretenden desestabilizar al Gobierno sino pedir rectificaciones a ciertas políticas lideradas por Rafael Correa.

El gobernante, a quien respaldan grupos de indígenas y sindicatos, apuntó esta semana que no cederá ante la violencia atribuida a sectores de indígenas e insistió en tildar de “fracaso” al paro convocado por ciertos gremios obreros para el pasado jueves.

Criticó que los manifestantes hayan recurrido al corte de carreteras, lo que calificó de “ilegal, ilegítimo y la mayor muestra de la prepotencia que dicen (los dirigentes de la protesta) combatir, pues por la fuerza atentan contra los derechos de los demás y quieren someter al país”, añadió el mandatario.

“Más aún -agregó-, ni siquiera reclaman derechos, sino que quieren imponer una agenda política contundente y recurrentemente derrotada en las urnas”.

Representantes de los indígenas y movimientos sociales que apoyan las protestas también rechazaron los actos de violencia registrados en las manifestaciones que se han sucedido desde la semana pasada, y atribuyeron a “infiltrados” los ataque perpetrados contra las fuerzas del orden.

Mecías Tatamuez, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Ecuador (Cedocut), rechazó la presencia de “encapuchado” en las manifestaciones y “la violencia venga de donde venga”.

Tatamuez, que participará en una marcha esta tarde, dijo que exigirán que no haya encapuchados en las protestas y que la Policía y Ejército persigan “a los maleantes que están infiltrados”.

El ministro de Defensa, Fernando Cordero, rechazó hoy los actos de violencia y aseveró que hay más de un centenar de heridos en las filas policiales y militares.

También los manifestantes dicen tener decenas de heridos en sus filas y exigen la liberación de más de un centenar de personas que aseguran han sido detenidas durante las protestas.

La Fiscalía informó hoy que desde el inicio de las protestas la Policía Nacional ha detenido a 123 personas y, tras los procesos de formulación de cargos, se ha dictado prisión preventiva para 62 de ellas. EFE [I]