Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tres detenidos en protesta de “Los juegos del hambre”

La activista prodemocracia Nacha Kong-udom (2ºizda) saluda con el símbolo de la democracia y libertad, utilizado en la película de "Los Juegos del hambre" y adoptado por los opositores del régimen tailandés tras el golpe de estado perpetrado en mayo de este año, mientras es arrestada por policías vestidas de paisano en un cine en Bangkok (Tailandia) hoy, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Rungroj Yongrit

Las autoridades tailandesas detuvieron este jueves a tres estudiantes por protestar contra la junta militar con alusiones a la película “Los juegos del hambre” y la novela “1984“, utilizados como símbolos de resistencia por los opositores.


Publicidad

Decenas de policías, muchos de paisano, y soldados se encontraban en el centro comercial de Bangkok para impedir que se repitieran las protestas ocurridas tras el golpe de Estado del pasado 22 de mayo.

Un grupo de universitarios se concentró en frente del cine Scala, donde hoy estaba previsto el estreno de “Los juegos del hambre”, pero había sido cancelado por las autoridades ante el temor de que fuera utilizado como plataforma de protesta.

Uno de los estudiantes, Ratthapon Supasopon, fue detenido enfrente del cine Scala, después de quejarse de no poder acceder al cine y criticar la ausencia de libertades que, según él, se vive en Tailandia.

Junto a Ratthapon, otro estudiante que se hace llamar “Champ 1984” fue arrestado por posar junto al libro de Orwell 1984, acto por el que ya fue detenido el pasado junio.

El Gobierno militar canceló ayer el estreno de la película en el céntrico cine Scala después de que el grupo universitario Centro de Estudiantes Tailandeses para la Democracia comprase todas las entradas.

El gesto de levantar tres dedos (índice, anular y corazón) como en la película está prohibido por los militares desde que se hizo popular semanas después de la asonada.

Debido a la fuerte presencia militar en la zona, que reunió a mas de cien efectivos, el grupo universitario decidió cambiar de cine y compró decenas de entradas para la proyección de una sala cercana en el centro comercial Siam Paragon.

Los altavoces de los multicines anunciaron minutos antes del pase que la película que “no se podía proyectar por motivos técnicos y que las entradas serían canjeables para ver cualquier otra película”.

Dos estudiantes del grupo, S. R. y S. K., comenzaron a ofrecer las entradas de “Los juegos del hambre” al público que había asistido al cine para protestar en contra de la medida.

Mientras tanto, una universitaria ajena al Centro de Estudiantes, Nachacha K., comenzó a levantar la mano con tres dedos en alto, y tras hablar con la prensa, fue escoltada por varios policías de paisano hacia un coche que la esperaba en el garaje de Siam Paragon.

“No tengo libertad ya, vine aquí sola para ver la película, pero la cancelaron”, contó a Efe Nachacha, antes de ser arrestada.

“Tailandia es horrible para la gente, solo en las películas pasa esto. Estudié en China, pero ahora China es mejor que Tailandia”, añadió la universitaria.

Según Sunai Phasuk, investigador de Human Rights Watch, tanto Champ como Rattaphon se enfrentan a condenas de hasta cuatro años en caso de ser jugados bajo la ley marcial, ya que ambos son reincidentes y los militares permiten una detención antes de presentar cargos.

Pasuk denuncia que las autoridades evitaron que un abogado acompañase a los estudiantes en el mismo vehículo el que fueron detenidos.

En las últimas 24 horas casi veinte estudiantes han sido detenidos por actos de protesta en contra del golpe de Estado y la privación de libertades en Tailandia.

Hasta el momento, todos ellos, menos los tres arrestados hoy, han sido puestos en libertad tras ser interrogados por los militares.

Desde el golpe de Estado centenares de políticos, activistas, académicos y periodistas han sido detenidos, intimidados y obligados a renunciar a toda actividad política de oposición o crítica al régimen militar. EFE