Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Capital Cities funciona a la perfección en Chile

Sebu Simonian y Ryan Merchant (d) de la banda Capital Cities. Foto: EFE/Archivo

Hace seis años, Ryan Marchant puso un anuncio en Internet buscando un productor para sus canciones, de la conexión lograda con Sebu Semonian nació Capital Cities, una fórmula musical que anoche logró el efecto esperado en el teatro Caupolicán de Santiago de Chile.

Publicidad

Los artistas californianos regresaron por segunda vez en este año al país austral, con su electrónica potente cargada de destellos funk bajo el brazo, que bien les ha valido alabanzas de la crítica internacional en su primer trabajo.

“Tell me how to live” fue el tema encargado de abrir el recital, cuya vibrante melodía logró levantar de inmediato a un público chileno que llenaba el recinto.

La química automática que consiguieron con los asistentes forma parte de una lección bien aprendida por Semonian y Marchant, quienes en sus comienzos componían canciones para anuncios televisivos de Honda o Walmart entre otras empresas.

Con “Chartreuse” y “Origami” los músicos de apariencia ‘hipster’ desplegaron todas su armas, ritmos pegadizos, estribillos contagiosos y coreografías sencillas que fueron suficiente para convencer al auditorio de que su espectáculo es sinónimo de una gran fiesta.

Para acompañar el repertorio propio, que se compone únicamente del disco “In a Tidal Wave of Mystery” y el EP “Capital Cities”, la banda mostró también algunas de sus influencias con varios covers.

El primero en sonar fue “Do you remember the time” de Michael Jackson, con un despliegue vocal que puso de manifiesto las dotes impecables de ambos músicos, seguido de “Stayin’ alive” que hizo imaginar a más de uno cómo habría sido la música de los Bee Gees si hubiesen nacido unas décadas más tarde.

La trompeta con sintetizador es uno de los elementos que Capital Cities eligió para unificar el sonido en su primer disco, por lo que, como era de esperar, la importancia de Spencer Ludwig (trompetista) fue mayúscula en la interpretación de “Kangaroo Court”, “Lazy Lies” o “I sold my bed, but not my stereo”.

El pop electrónico de la formación compartió también protagonismo con sus influencias funk, jazz, soul y rock sobre el escenario como se mostró en “Patience Gets us Nowhere Fast” y la bailable “One minute more”.

“Gracias Chile, no es la primera vez que venimos a este país, pero si nuestro debut en solitario, algo que es increíblemente especial”, confesó con emoción Semonian justo antes de hacer sonar su mayor hit.

“Safe and Sound”, la canción que logró que Capital Cities fuesen conocidos antes incluso de haber editado su primer álbum, hizo vibrar al público chileno, pues pocos eran desconocedores de su repetida melodía.

Para cerrar el concierto, la formación recurrió a “Farrah Fawcett Hair” y a las versiones de “Nothing compares to you” (Prince) y Holiday (Madonna) que sorprendieron por su originalidad y frescura.

El éxito “Safe and sound” volvió a sonar por segunda vez, con una versión más electrónica, para despedir a la banda, que pidió al público que se quitase sus chaquetas y camisetas para sostenerlas en la mano, lo que derivó en el momento más entretenido de la noche.

Tres cosas quedaron claras con el recital de Capital Cities en Santiago, al público le supo a poco la hora y cuarto de concierto que ofrecieron, la banda depende aún mucho de su primer gran tema y en caso de no funcionar la fórmula actual, siempre tendrán la puerta abierta en el mercado de la electrónica.

Los californianos son creativos en la composición de sus canciones, meticulosos con los instrumentos que utilizan y una verdadera bomba de diversión en directo, una combinación que muchos desearían alcanzar y que ellos han logrado desde el comienzo. EFE

Publicidad