Ecuador. Viernes 30 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“The Legend of Tarzan”, un clásico que nunca muere

The Legend of Tarzan, película.

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- Tarzan, el célebre personaje creado por el novelista Edgar Rice Burroughs, regresa al cine con “The Legend of Tarzan”, una superproducción de Warner Bros. que confía en la atracción de Alexander Skarsgard y Margot Robbie para llevar la historia a las nuevas generaciones.

Publicidad

La clásica narración del hombre que quedó huérfano de niño y se crió en la selva ha dado pie a 24 novelas, medio centenar de películas, más de 30 series de dibujos animados y casi 500 cómics, y ahora Hollywood tiene ante sí el reto de convertir a Tarzan en objeto de interés para los más jóvenes.

Para ello, Warner Bros. invirtió un presupuesto de 180 millones de dólares, según la web especializada Box Office Mojo, para un rodaje que, a pesar de los paisajes selváticos del filme, se rodó, mayoritariamente, en los estudios de Warner Bros. de Leavesden (Inglaterra).

“Estaba en un velero en las Islas Canarias (España) a punto de empezar a navegar por el Atlántico”, relató Skarsgard, conocido por la serie de HBO “True Blood”, durante la presentación de “The Legend of Tarzan” en Los Ángeles (California).

“Tenía planeadas tres semanas de desconexión, sin acceso al correo electrónico ni al teléfono móvil. Justo entonces el director me llamó y me dijo que íbamos a rodar la película. Así que lo celebré navegando por el Atlántico pensando en lo que me esperaba. Fue un momento increíble”, sostuvo el actor, que se sometió a una exhaustiva dieta para lograr los músculos que luce en la cinta.

Skarsgard se une así a otros intérpretes que se han puesto en la piel del mítico personaje, como Elmo Lincoln, Ron Ely, Miles O’Keefe o Christopher Lambert, aunque el nombre más ligado al de Tarzan en el séptimo arte es, indiscutiblemente, el de Johnny Weissmuller, cuyos gritos se escucharon en la jungla hasta en 12 películas.

“Soy un gran fan del personaje por mi padre (Stellan Skarsgard), que solía ir a ver esas películas en Suecia. Él fue quien me educó sobre Tarzan. Así es como me enamoré de ese mundo”, indicó el actor de 39 años.

“The Legend of Tarzan”, de estreno este viernes, cuenta cómo Tarzan, años después de abandonar la jungla de África y de asentarse en Londres junto a su amada Jane (Robbie), regresa al Congo como emisario del Parlamento británico sin saber que forma parte del maquiavélico plan orquestado por el rey de Bélgica para hacerse con los diamantes de la zona.

“Para nosotros era importante que el público moderno se viera reflejado”, comentó Robbie, que en agosto estrenará “Suicide Squad”, también de Warner Bros., una de las películas más esperadas del verano.

“Es una historia de amor entre dos personas que se quieren; ahí radica su fuerza, aunque cuando están separados también son fuertes por su cuenta. En las manos equivocadas podía ser una historia cursi, pero en manos de David da una sensación mágica”, añadió.

David Yates, director del filme y de las últimas cuatro entregas de la saga “Harry Potter”, no dudó en hacerse con las riendas del proyecto en cuanto leyó el guión, obra de Adam Cozad y Craig Brewer.

“Tarzan siempre ha estado con nosotros, y aunque nunca fui un gran fan del personaje, me enamoré de este guión”, apuntó el cineasta.

“Barajé muchas opciones después de Harry Potter y este texto en concreto me emocionó. Superó mis expectativas. Sentí que tenía una profunda conexión con la naturaleza y que proponía una gran aventura llena de corazón y emoción”, apuntó Yates, quien recordó que durante el rodaje no se empleó ningún animal real.

La cinta, además, se beneficia de un reparto donde intervienen también Samuel L. Jackson, Christoph Waltz y Djimon Hounsou.

Jackson encarna a George Washington Williams, uno de los primeros afroamericanos que visitaron el Congo después de que el rey Leopoldo de Bélgica reclamara el territorio como propio y que criticó duramente el tratamiento de los colonos hacia los esclavos.

“Su historia me cautivó. Fue testigo de uno de los primeros holocaustos del planeta. Recientemente fui a visitar su tumba, en Blackpool (Inglaterra). Espero haberle hecho justicia”, valoró el artista. EFE (I)

Publicidad