Ecuador. Jueves 8 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un caso de violación torpedea la meteórica carrera de “The Birth of a Nation”

The Birth of a Nation.

Estaba llamada a ser una de las películas del año, pero finalmente levantó polémica por motivos nada fílmicos. Un viejo caso de violación que involucró al director y estrella de “The Birth of a Nation” causó una gran controversia en Hollywood y amenaza la, hasta ahora, meteórica carrera de la cinta.

Publicidad

En las últimas semanas, los medios estadounidenses rescataron un caso de violación a una joven que tuvo lugar hace diecisiete años y en el que fueron acusados el realizador y protagonista de la película, Nate Parker, y su coguionista, Jean Celestin.

Aunque Parker, emblema de “The Birth of a Nation”, fue absuelto de los cargos, nuevas revelaciones acerca del caso ensombrecieron el lanzamiento de la cinta, que se estrenará el 7 de octubre tras ser la absoluta sensación de la última edición del Festival de Cine Independiente de Sundance y ya como firme aspirante para los próximos Óscar, especialmente por su importante contenido racial.

Los hechos se remontan a 1999, cuando una joven, de entre 17 y 18 años y cuya identidad se mantiene en secreto,

Jean Celestin

Jean Celestin

acusó a Parker y Celestin, por aquel entonces estudiantes universitarios en Penn State, de haberla violado cuando se encontraba inconsciente tras haber bebido.

Los acusados negaron los cargos de violación y argumentaron que el encuentro sexual fue consentido.

Parker, que previamente había mantenido relaciones sexuales con la chica que ambas partes definieron como consensuadas, fue absuelto en el juicio, mientras que Celestin fue condenado inicialmente pero salió victorioso de la apelación debido a que la víctima se negó a testificar en una nueva vista.

El medio especializado Variety, tras hablar con el hermano de la joven, reveló ahora que esta se suicidó en 2012 por una sobredosis de somníferos.

Variety afirmó que no hay pruebas que relacionen directamente el suicidio de la mujer con el caso, mientras que el hermano apuntó que la joven sufrió una grave depresión tras lo sucedido.

Durante el juicio, la joven afirmó que había tratado de quitarse la vida en dos ocasiones tras la presunta violación.

En todo momento y en cualquier declaración sobre este tema, Parker ha mantenido que es inocente y, en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook después de que el caso volviera a salir a la luz, defendió de nuevo que el encuentro sexual fue “inequívocamente consensuado”.

“No puedo ni quiero ignorar el dolor que ella padeció durante y después del juicio”, dijo Parker, quien señaló que se había enterado recientemente de la muerte de la mujer y que se sentía “profundamente apenado” por ello.

La controversia ya ha alterado los planes comerciales de “The Birth of a Nation”, una cinta que recibió elogios casi unánimes de la crítica y que narra la historia de sublevación negra y el movimiento de liberación que protagonizó el esclavo Nat Turner en 1831.

El estudio Fox Searchlight, que adquirió los derechos de distribución de “The Birth of a Nation” por una cifra récord en Sundance de 17,5 millones de dólares, canceló la rueda de prensa del filme en el Festival Ínternacional de Cine de Toronto (TIFF) y está por ver cómo afrontará una campaña publicitaria que incluía encuentros sobre los derechos civiles por todo el país.

Otro golpe llegó por parte del Instituto de Cine Americano (AFI, por sus siglas en inglés), que decidió suspender esta semana un pase de la película en Los Ángeles.

La fuerza de la discusión llegó hasta la Academia de Hollywood, donde su presidenta, Cheryl Boone Isaacs, dijo al portal especializado en información de famosos TMZ que, al margen de la polémica del caso, “The Birth of a Nation” es una película que “la gente debería ir a ver”.

Lo cierto es que el filme de Nate Parker, con su potente mensaje sobre el racismo y la esclavitud, aparece en un momento idóneo en el que la situación de la población negra en Estados Unidos vuelve a sonar con fuerza en el debate público.

La última edición de los Óscar, que por segundo año seguido no tuvo actores negros nominados, y la vigencia de movimientos como “Black Lives Matter” (“Las vidas de los negros importan”) parecían beneficiar a “The Birth of a Nation”, que no por azar tomó el título de la cinta homónima de 1915 de D.W. Griffith, un clásico del cinemudo y, al mismo tiempo, una película abiertamente racista. EFE (E)

Publicidad