Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Emily Blunt comienza a seducir en el cine como “The Girl on the Train”

En esta imagen difundida por Universal Pictures, se ve a la actriz Emily Blunt en una escena de la película "The Girl on the Train". (DreamWorks Pictures/Universal Pictures via AP, File)

Madrid, (EFE).- Tras arrasar entre los lectores con más que 15 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, “The Girl on the Train” ha dado el salto al cine con una Emily Blunt que lleva con soltura todo el peso de una historia que ya ha comenzado a seducir a los espectadores de medio mundo.

Publicidad

Con un presupuesto de 45 millones de dólares, la película ha recaudado en sus dos primeras semanas de exhibición más de 84 millones en Estados Unidos y en países como Australia, Colombia, Sudáfrica, Portugal o Reino Unido, según datos de la web especializada Box Office Mojo.

Hoy se estrena en España, la próxima semana en Alemania o Francia y en noviembre llegará a las salas de Rusia, Chile, Argentina o Japón, lo que augura buenas cifras de recaudación, aunque difícilmente superará los 1.000 millones de dólares, que de momento solo han alcanzado este año “Finding Dory”, “Captain America: Civil War” y “Zootopia”.

La británica Emily Blunt es con diferencia lo mejor de este thriller que en su salto al cine pasa a desarrollarse en las cercanías de Nueva York en lugar del Londres donde se ubica la historia de Paula Hawkins.

Blunt demuestra una vez más su versatilidad con el papel de Rachel, una mujer que atraviesa una fuerte depresión agravada por su alcoholismo y por la obsesión por la nueva vida de su exmarido Tom (Justin Theroux), junto a su segunda esposa Anna (Rebecca Fergusson), cuya casa ve cada día desde el tren que la lleva al trabajo.

Este argumento hizo del libro de Hawkins un superventas a nivel mundial. En su primera semana en las librerías en Estados Unidos alcanzó el número 1 de la lista de “best sellers” del New York Times, en la que permaneció 42 semanas seguidas, la mitad de ellas en el primer puesto.

Más de 15 millones de ejemplares vendidos desde febrero de 2015 -de los que un millón fueron de su edición en español-, hicieron de “The Girl on the Train” uno de los libros más populares del año pasado, por lo que la expectación por su adaptación al cine era enorme.

El rodaje comenzó en noviembre de 2015 y se encargó la dirección del film a Tate Taylor (“Help”) y el guión a Erin Cressida Wilson (“Secretary”).

En el reparto están además Haley Bennett -una de las actrices de moda del momento tras su participación en “The Seven Magnificent”-, Luke Evans o el venezolano Edgar Ramírez en el papel de un psiquiatra de nombre árabe pero que grita en español cuando se enfada.

Una película que ha buscado una absoluta fidelidad al texto original y en la que vale la pena la excelente ambientación en unos escenarios de tren de cercanías familiares para muchos de los habitantes de las grandes ciudades y el trabajo de una actriz que vuelve a demostrar que merece mejores papeles.

Tras darse a conocer como la ‘mala’ de “The Devil Wears Prada”, Blunt ha alternado papeles en grandes películas de Hollywood como “Charlie Wilson’s War” con pequeñas producciones como “Sunshine Cleaning”.

Ha navegado con solvencia en géneros tan diferentes como el histórico de “The Young Victoria”, la acción de “The Adjustment Bureau”, la comedia romántica de “Salmon Fishing in the Yemen” o “The Five-Year Engagement”, o el thriller de “Sicario”.

Por el momentos se conforma con seis nominaciones a los Globos de Oro -con un galardón por su trabajo en la miniserie “Gideon’s Daughter”-, y no parece buscar el Óscar con el ansia de otras actrices de su generación.

Prefiere prestar su voz a títulos de animación como “Animal Crackers” o “My Little Pony” o aceptar el desafío de reemplazar a Julie Andrews como Mary Poppins en el regreso de este personaje al cine. EFE (I)

Publicidad