Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Artistas argentinos presentan “Proyecto Sin Ruido” en Urdesa

Foto LaRepublica

Guayaquil.- Los artistas argentinos María Catalina Sánchez, (Mar de Plata, 1993) y Rubén Montoya, (Mar de Plata, 1984) presentarán “SIN RUIDO + MARÍA CATALINA”, el jueves 27 de julio a las 19h00, en “Mora Amarilla – Café Boutique Cultural”, un espacio de cultura artística contemporánea ubicado en Circunvalación y Todos los Santos, Urdesa.


Publicidad

En su faceta de experimentación, Rubén ofrece una propuesta con texturas, loops, envolventes y disparos melódicos que mezclan pulsos rítmicos y armonías movedizas. ¡Todo desde su violín! más un ejército de filtros sonoros.

El músico se expande en conjunto con la danza de Maria Catalina que atraviesa sus movimientos a partir de las ondas sonoras. María Catalina, quien baila desde los 8 años de edad, es bailarina de ballet clásico y de danza contemporánea, estudió en la “Escuela de Danza Norma Fontenla” en Mar de Plata.

Rubén se graduó en un Polivalente de Arte, (lo que vendría  ser una  Secundaria de Arte), con doble escolaridad: salió como Bachiller y con una  tecnicatura en guitarra. Estudió violín en el Conservatorio de Música de Mar de Plata y en el Instituto de Profesorado de Arte, IPA, así como  con profesores particulares del Conservatorio. Dictó clases en institutos privados en el Plan de orquestas infanto juveniles dirigido a muchachos en situación de riesgo en su ciudad.

Ha sacado discos y ha sido seleccionado en varios Festivales alrededor del mundo, como el Martinica Film Festival, en las Bahamas en el Caribbean Film Festival, donde quedaron semifinalistas, en Ikeja, Nigeria, en el Real time Film Festival, en Vancouver, Canadá, en el The Back Alley Artist Night, en el Foto Film de Tijuana, México.

Para Rubén: “el proyecto Sinruido Interdisciplinario tiene dos elementos principales, en primer lugar, se trata de la música de Sinruido que responde a la necesidad de desemparentar al violín de los géneros en los cuales, si bien cuenta con un protagonismo vital, siempre forma parte de un conjunto. Así, se busca, a través de procesos exclusivamente sonoros (loops, moduladores, delays analógicos y digitales, etc.) que cuentan con su propia musicalidad, establecer una experiencia física y mental por medio de los sonidos en simultaneo. El instrumento es ejecutado desde el primer momento hasta el final: no solo cuando las cuerdas son frotadas por el arco, si no también cuando es convertido en un set percusivo o cuando es dejado a un lado para que las ondas sonoras ya emitidas queden sometidas a las alteraciones, en tiempo real, de los procesadores de sonido”.

“El segundo elemento aparece como complemento de la música, otra disciplina que se desprende de cualquier corriente artística. La idea principal de la obra es su aspecto interdisciplinario: la convivencia de dos movimientos interpretándose entre sí, sucediendo en un mismo lugar y al mismo tiempo, estableciendo los mismos parámetros. De este modo, se alcanza la resignificación de los polos artísticos/culturales involucrados en la obra que, manteniendo por momentos sus principios clásicos, desafían el aspecto conservador del estilo. Como resultado, la muestra artística se condensa en una pieza audiovisual y/o performance con raíces clásicas, donde ambas disciplinas comparten el punto de partida pero, a su vez, se encuentran intervenidas a través de las nuevas tecnologías e interpretaciones que nos brinda la cultura actual. Es decir, una propuesta que intenta mostrar la evolución dentro de sus géneros mas puros”.

Foto LaRepública

María Jurado