Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alejandro Jodorowsky: No me gusta el cine hecho solo para ganar dinero

Madrid, 23 sep (EFE).- El polifacético artista chileno Alejandro Jodorowsky que se encuentra en Madrid para promover su película “La danza de la realidad”, una cinta autobiográfica en la que hace una catarsis de su historia familiar, aseguró que no le gusta el cine que se hace con la única finalidad de enriquecerse.


Publicidad

“No me gusta y no quiero hacer cine industrial solo para ganar dinero, porque para mí el cine es arte y, a pesar que desde Estados Unidos han invadido y están matando el cine decente, se debe intentar hacer algo distinto”, comentó el dramaturgo y poeta.

Para Jodorowsky (Chile, 1929), en la actualidad abunda el cine que está “lleno de publicidad” y lo único que hace es crear “estrellas” que son “monstruos del ego” que finalmente son “empleados al servicio de esa industria” del entretenimiento.

“La danza de la realidad” es un ejercicio de autobiografía imaginaria que lleva a la pantalla los recuerdos de su infancia en el pequeño pueblo de Tocopilla (Chile) junto a sus padres; un comunista recalcitrante y una madre amorosa pero frustrada.

Jodorowsky explicó que con esta cinta intenta “perdonar” a sus padres convirtiéndolos en lo que siempre quisieron ser: “una cantante de ópera y un comunista ateo héroe que intenta liberar a Chile de un dictador”.

Producida por Karma Films, la cinta es parte de su método de “psicomagia” en el que pretende promover una especie de “terapia colectiva” enseñando a los espectadores la importancia de perdonar el pasado y vivir el presente.

El cineasta chileno comentó que esta no es una película hecha por “narcisismo” porque cree que “cualquier persona por muy mediocre que se crea que sea es una novela que tiene algo que contar”.

Después de 23 años de su última producción, Jodorowsky estrenó esta cinta en el Festival de Cannes el año pasado y ahora la presenta al público español como un “testamento” pero también “como un regreso”.

“Durante esta ausencia seguí pensando en cine y cambiando mi percepción del mundo. No creo que uno deba ser un fabricante de salchichas que hace en serie películas para ganarse la vida”, explicó.

Sobre las críticas positivas y las que lo tildan de “extraño”, Jodorowsky dijo que admira a muchos cineastas como Luis Buñuel, Federico Fellini, Andréi Tarkovski pero considera que ha encontrado un estilo propio.

“Sí, quizás es extraño, pero es mejor ser distinto a ser uno más de la industria porque en el cine actual se cuentan muchas cosas falsas y preferí apostar por una historia real en el sufrido pueblo de Tocopilla en Chile”, advirtió.

Se confiesa un cinéfilo que durante estos últimos años ha visto a razón de dos películas por día “con envidia y rabia” de no hacer una cinta pero admite que pocos apuestan por el cine alternativo.

“La danza de la realidad” que ya se ha presentado en Chile, México, Japón y Francia cuenta con la participación de sus hijos Brontis, Adán y Cristobal.

Jodorowsky, sin embargo, ya piensa en una próxima película que será la segunda parte de “La danza de la realidad” y que bajo el título de “Poesía sin fin” cubrirá las vivencias del artista cuando se mudó de Tocopilla a Santiago de Chile durante su adolescencia.

Jodorowsky ha trabajado como director teatral, actor, pintor y novelista. Ha realizado cintas como “Fando y Lis” (1968), “El topo” (1970), “La montaña sagrada” (1973) o “El ladrón del arcoíris” (1990), entre otras. EFE