Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maggie Smith y canciones de Jay-Z definieron los Emmy

El anfitrión Jimmy Kimmel reparte sándwiches de mantequilla de maní con mermelada en la ceremonia de los Premios Emmy, el domingo 18 de septiembre del 2016 en el Teatro Microsoft en Los Angeles. (Foto por Chris Pizzello/Invision/AP)

NUEVA YORK (AP) — Algunos momentos memorables en la entrega de los Emmy.

Publicidad

Jimmy Kimmel, quien presentó por primera vez los Emmy en 2012 sin un gran resultado, regresó y lo hizo mucho mejor: estuvo relajado, sarcástico pero sin ser grosero, y hábil en el escenario. El número con el que abrió la gala incluía chistes sobre el excandidato presidencial republicano Jeb Bush (“¿Sabía que puede ganar 12 dólares por hora conduciendo Uber?”) y su primer monólogo hacía un guiño a Trump al burlarse de Mark Burnett, quien creó “The Apprentice”.

También se burló de la pedantería del público: “En Hollywood lo único que apreciamos más que la diversidad es felicitarnos por lo diversos que somos”, dijo. El único tropezón fue un intento por hacer un chiste sobre Bill Cosby, pero su chachareo con Matt Damon y sus bromas sobre Maggie Smith lo compensaron.

La nueva forma de decir “te amo” al estilo Emmy es “you rock my chain” (rockeas mi cadena), una referencia a la letra de una canción de Jay-Z dirigida, naturalmente, a Beyonce. El actor Sterling K. Brown, quien se llevó un trofeo por su papel en “The People v. OJ Simpson: America Crime Story”, comenzó a agradecer a su esposa: “La chica más guapa rockea mi cadena”.

Unos premios después el compañero de reparto de Brown Courtney B. Vance agradeció con adoración a su esposa Angela Bassett: “La mujer que rockea mi cadena”.

Las cosas se pusieron raras cuando el guionista británico Steven Moffat, quien ganó por “Sherlock: The Abominable Bride”, le dijo a su esposa: “No sólo rockea lo que sea, sino que produce el programa”.

Julia Louis-Dreyfus, ganadora del Premio Emmy a la mejor actriz en una serie de comedia por “Veep”, posa en la sala de prensa en el Teatro Microsoft en Los Angeles, el domingo 18 de septiembre del 2016. (Foto por Jordan Strauss/Invision/AP)

Julia Louis-Dreyfus, ganadora del Premio Emmy a la mejor actriz en una serie de comedia por “Veep”, posa en la sala de prensa en el Teatro Microsoft en Los Angeles, el domingo 18 de septiembre del 2016. (Foto por Jordan Strauss/Invision/AP)

El comediante británico Jon Oliver tampoco pudo recordar muy bien la letra: “A nivel personal tengo que agradecer a mi esposa, la cadena más caliente… no sé qué”.

Por cierto la canción de la que surgió todo esto se llama “Public Service Announcement” y dice: “Got the hottest chick in the game wearin’ my chain” (Tengo a la chica más guapa usando mi cadena).

Maggie Smith, quien había ganado tres Emmy por interpretar a la mordaz e inteligente condesa Dowager en “Downton Abbey” — y ha sido nominada a seis más — ganó nuevamente por su papel en la última temporada de la serie de PBS pero no estuvo presente para la ceremonia. Kimmel la reprendió porque suele no asistir y anunció una nueva regla, la regla Maggie Smith según la cual los ganadores deben estar presentes para recibir los premios o serán entregados a la siguiente persona en la lista. Así que cuando Smith ganó como mejor actriz de reparto, Kimmel hizo una broma al estilo Kanye West, fuera del guion, y regresó al escenario para llevarse el trofeo. Después aclaró: “No, no, no, no, no. No le vamos a hacer esto a ella. Maggie, si quieres esto estará en el departamento de objetos perdidos”.

Los ganadores primerizos Tatiana Maslany, quien interpreta múltiples personajes en “Orphan Black”, y Rami Malek, quien interpreta a un hacker en “Mr. Robot”, lograron discursos de aceptación conmovedores y elegantes: “Por favor díganme que están viendo esto también”, dijo Malek cuando llegó al escenario. “Interpreto a un joven que creo que está, como tantos de nosotros, profundamente alienado”, dijo al público.

Por su parte Maslany también parecía perpleja cuando anunciaron su nombre: “Debí escribir esto”, dijo. Después se ganó al público cuando señaló: “Me siento muy afortunada de estar en un programa que pone a las mujeres en el centro de todo”.

Kimmel llevó a un momento bizarro con una combinación estrambótica: sándwiches de crema de maní y mermelada, “Stranger Things” y O.J. Simpson. El presentador hizo que el joven elenco de la serie de ciencia ficción de Netflix entregara sándwiches, que según dijo fueron preparados por su madre y eran 7.000. Por si esto no fuera suficiente Kimmel bromeó sobre las cajas de “jugo” de la merienda, una referencia al apodo de Simpson en el fútbol estadounidense, y se preguntó si Simpson estaba viendo la premiación desde la prisión y si apoyaba “The People v. O.J. Simpson: American Crime Story”. Kimmel incluso se burló de la gente que no come gluten y de los fabricantes de EpiPen, un producto para personas alérgicas.

Julia Louis-Dreyfus, quien ganó su quinto trofeo consecutivo como mejor actriz en una serie de comedia por “Veep”, reveló estaba un poco triste por la muerte de su padre ocurrida dos días antes. “Me gustaría dedicar esto a mi padre, William Louis-Dreyfus, quien murió el viernes”, dijo. “Me alegra tanto que le gustara ‘Veep’ porque su opinión era la única que importaba. Gracias”, dijo la exestrella de “Seinfeld” quien vio después cómo su programa ganaba su segundo trofeo consecutivo como mejor serie de comedia.

El productor ejecutivo David Mandel la reconoció en su discurso de aceptación: “Sé que suena como si trabajáramos muchas horas, pero este es un trabajo sencillo porque colaboro con Julie Louis-Dreyfus, ella lo hace fácil”.

___

 

Publicidad