Ecuador. domingo 24 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las joyas robadas a Kardashian en París fueron fundidas y retalladas

En esta imagen de archivo, tomada el 24 de junio de 2015, la celebridad estadounidense Kim Kardashian asiste a Cannes Lions 2015, en el sur de Francia. La policía de París anunció el 9 de ener de 2017 la detención de 16 personas por el robo de joyas valoradas en más de 10 millones de dólares a Kim Kardashian West en octubre. (AP Foto/Lionel Cironneau, archivo)

Las joyas robadas a la estrella de la televisión estadounidense Kim Kardashian en París en octubre pasado no podrán ser encontradas, puesto que el oro fue fundido y las piedras preciosas retalladas, según la confesión de algunos detenidos revelada hoy.


Publicidad

Fuentes próximas a la investigación citadas por la cadena de televisión “BFMTV” concluyeron que el botín, valorado en 9 millones de euros -incluía el anillo de pedida de Kardashian, de 3,5 millones- fue vendido en el mercado de joyas de Amberes.

En total, 17 personas han sido detenidas por este suceso, de los que 10 fueron imputados y nueve permanecen en detención preventiva.

Entre ellos están cinco a los que los investigadores consideran los autores materiales del atraco que se produjo el pasado 3 de octubre en un apartamento de lujo del centro de París.

En los registros llevados a cabo en los domicilios de los sospechosos, los agentes no han encontrado rastro de las joyas pero sí 250.000 euros en metálico, según las fuentes de “BFMTV”.

Además, el seguimiento de algunos de ellos ha permitido determinar que viajaron de forma frecuente a Amberes, conocido mercado de joyas y piedras preciosas, en los días posteriores al asalto con robo.

Jean-Yves Lienard, el abogado de Aomar A., de 60 años, considerado por los investigadores como el coordinador del golpe, reveló a la televisión que su cliente reconoció los hechos y que las joyas fueron fundidas, retalladas y vendidas, pero que no tuvieron tiempo de repartirse el botín.

El letrado de otro de los imputados, François D., de 54 años, Manuel Abitbol, aseguró a la revista “L’Obs” que su cliente se encontraba a 150 kilómetros de París en el momento de los hechos presenciando un partido de fútbol en la tele junto a otras personas que pueden corroborar su coartada.

Los elementos de la investigación revelados por medios franceses ponen de manifiesto que el atraco fue cometido por un grupo de personas de edad, bautizado como el “clan de los veteranos”, fichados por la policía y, en muchos casos, en búsqueda y captura.

No se trata de ladrones muy profesionales, como ponen de manifiesto los numerosos errores cometidos.

Según el diario “Libération”, todos ellos se mostraron a cara descubierta en los alrededores del apartamento de lujo que ocupaba Kardashian poco antes del golpe, lo que ha permitido su identificación gracias a las cámaras de vigilancia.

Además, se han encontrado restos de ADN de los cinco en la escena del delito, tanto en la cinta adhesiva y las bridas utilizadas para maniatar a la estrella y al portero del edificio, como en unas esposas.

Uno de ellos, Yunice A., de 64 años, tropezó en el momento de la huida y no fue esperado por el resto, que escaparon en coche, por lo que tuvo que hacerlo en bicicleta.

En su precipitada huida, perdieron un pendiente de los sustraídos a Kardashian, una cruz labrada con cinco diamantes, que al día siguiente fue entregado a los investigadores por una vecina que lo encontró por el suelo.

Tampoco tuvieron problemas los investigadores para hacer un seguimiento de las llamadas de teléfono de los sospechosos cerca del lugar de los hechos, lo que les permitió completar el puzzle.

Además de Aomar A., François D. y Yunice A., determinaron que en lugar de los hechos también estaban Pierre B., de 72 años y Didier D, de 61, y que entre los cómplices destaca Marceau B., conocida figura de la mafia gitana, detenido en un campamento gitano y es sospechoso de vender la mercancía en Amberes. EFE (I)