Ecuador. sábado 23 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Clooney: Es el momento de mayor crispación en mi país pero lo superaremos

En esta foto del 26 de abril del 2017, el actor y director George Clooney llega a la celebración del 60o aniversario del reloj Omega Speedster en Londres. Clooney dirige el filme de próximo estreno "Suburbicon", protagonizado por Matt Damon, Oscar Isaac y Julianne Moore. (Foto por Grant Pollard/Invision/AP, Archivo)

George Clooney aseguró hoy en Venecia que Estados Unidos atraviesa su periodo de mayor ira y crispación y que le sobrevuela una “nube negra”, pero dijo ser “positivo y optimista”. “Creo en la juventud y en que superaremos esto”, agregó.


Publicidad

“La gente está cabreada, con ellos mismos, con hacia dónde va nuestro país y hacia dónde va el mundo”, afirmó el actor en la rueda de prensa de presentación de “Suburbicon”, una película con la que compite en Venecia y que tienen como trasfondo los enfrentamientos raciales habituales en su país de los años cincuenta en que se desarrolla la historia.

Y aunque Clooney aseguró que no quieren ser polémicos sino divertidos con esta comedia, reconoció que “la realidad” es que están “enfadados” y lo estaban mientras rodaban.

Fue más claro uno de los productores del filme, Grant Heslov, que recordó que cuando empezaron a trabajar en este proyecto era el momento en el que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “empezaba a hablar de construir muros” y por eso consideraron que “había que tomar una posición”.

Clooney se ha mostrado en desacuerdo en numerosas ocasiones con el mandatario y aunque hoy no quiso hablar directamente de él, se mostró crítico cuando un periodista le preguntó si le gustaría sustituir a Trump.

“Ahora mismo me gustaría que cualquiera fuera el presidente”, afirmó tajante.

Fueron, además, las declaraciones de Trump durante la campaña presidencial las que le hicieron mirar hacia atrás, a la historia de su país, para darse cuenta de que los problemas raciales no habían desaparecido.

Lo demostraban los varios episodios de disturbios raciales sufridos en el país en los últimos años y que eran habituales en los años cincuenta en los que se desarrolla la película.

“Pero no supimos darnos cuenta de que en nuestro país se siguen produciendo los mismos problemas y de que aún se deben solucionar”, dijo Clooney.

El actor recordó que él creció en los años sesenta y setenta, durante el auge de los movimientos en pro de los derechos civiles y cuando la segregación en el sur aún era tremenda.

“Hemos tenido que crecer con nuestro pecado original de la esclavitud y con el hecho de que hemos dirigido mal nuestra mirada, culpando solo a las familias afroamericanas de estos problemas”, resaltó.

Los hombres blancos “sentían que perdían sus privilegios y acusaban erróneamente a las minorías”, lamentó el director de filmes como “Good Night, and Good Luck” (“Buenas noches, y buena suerte”, 2005) o “The Ides of March” (“Los idus de marzo”, 2011), ambas presentadas también en Venecia.

Y eso es lo que ha querido reflejar en su película, aunque insistió: “No es sobre Trump sino sobre cómo debemos enfrentarnos a nuestro problema con el racismo”.

Para ayudar a encontrar la solución es necesario ser activos y tomar parte, resaltó por su parte la actriz Julianne Moore, que junto a Matt Damon, protagoniza el filme.

“La gente habla de que las nuevas generaciones deben ser mejores y más igualitarias, pero la única forma de lograrlo es que la generación anterior lo sea (…) Nosotros como padres tenemos que ser activos en la educación, tenemos que actuar y no esperar a que lo hagan los siguientes”.

La actriz forma parte de una coalición para erradicar la denominación “confederado”, que hoy reivindican grupos supremacistas blancos como el Ku Klux Klan (KKK) y que causó los recientes disturbios de Charlottesville (Virginia).

Al respecto, Clooney contó que en una reciente visita a su Kentucky natal había una representación de la guerra y los niños jugaban con las banderas confederadas. “Buena suerte con tus vecinos si la cuelgas, pero en un edificio publico no se puede tolerar, tenemos que luchar contra esas cosas y es importante”. EFE