Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fuerzas sirias disparan sobre manifestantes

HOMS, Siria (AP)Las fuerzas de seguridad sirias abrieron fuego este jueves sobre una multitud de decenas de miles de manifestantes frente a una mezquita en un suburbio de Damasco, cerca de un edificio municipal donde se cree estaban miembros de la misión observadora de la Liga Árabe. Cuatro personas murieron, dijeron fuentes activistas.


Publicidad

Los efectivos también dispararon con munición de guerra y gases lacrimógenos para dispersar grandes manifestaciones en otras partes del país, con un balance de al menos 21 muertos, según los activistas.

La continuidad de la violencia y nuevas dudas acerca de la trayectoria del jefe de la delegación árabe en materia de derechos humanos refuerzan la posición de los opositores, de que la cooperación limitada del gobierno con los observadores es una farsa mediante la cual el presidente Bashar Al Assad espera ganar tiempo y evitar condenas y sanciones internacionales.

Rami Abdul-Rahman, titular del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos con sede en Londres, dijo que unas 20.000 personas se manifestaban frente a la Gran Mezquita de Douma, un suburbio de Damasco, cuando las fuerzas de seguridad hicieron fuego. En un edificio municipal cercano se vieron automóviles de los observadores de la Liga Arabe.

Abdul-Rahman y otros activistas dijeron que agentes de seguridad impidieron a los observadores entrart a Douma después de las muertes y el deterioro de la situación. Ciudadanos furiosos cerraron las calles con piedras y contenedores de basura y miles regresaron a la zona en torno de la Gran Mezquita, dijeron testigos.

Las fuerzas rodearon una mezquita en el barrio céntrico de Midan y lanzaron gases lacrimógenos a miles de personas que reclamaban la caída del régimen.

Los 60 supervisores de la Liga Árabe, que iniciaron sus labores el martes, son los primeros que admite Siria desde que comenzó la insurrección hace nueve meses. Su cometido es asegurar que el régimen cumpla con los requisitos del plan de la Liga Árabe para poner fin a la represión. Según la ONU, más de 5.000 personas han muerto.

Dirigentes opositores han pedido a la Liga, con sede en El Cairo, que retire al actual jefe de la misión, el militar sudanés Mohamed Ahmed Mustafa al-Dabi, porque fue un alto funcionario del “régimen opresor” del presidente Omar al-Bashir, sobre el que pesa una orden de arresto internacional para responder a cargos de genocidio en Darfur.