Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Voto cubano podría ser clave para Romney en la Florida

HIALEAH, Florida, EE.UU. (AP) — Si Mitt Romney gana las vitales primarias republicanas del martes en la Florida, probablemente se lo deba a un bloque clave, el del electorado cubano.


Publicidad

Los cubanos son un sector muy comprometido, que puede hacerse sentir en las votaciones reñidas en este estado, y Romney tiene fuerte apoyo en el influyente establishment cubano. Su insistencia en que va a arreglar la economía, por otro lado, cae bien entre personas como Jesús Ovídez, que está más pendiente de la situación laboral que de la política estadounidense hacia Cuba.

“Cuando estemos mejor aquí, podremos ocuparnos de lo que sucede allí (en la isla). Pero primero tenemos que poner la casa en orden”, declaró Ovídez, que pasó meses en un campamento de trabajos forzados antes de escaparse de Cuba a fines de la década de 1960.

Ovídez es copropietario desde hace más de 30 años del Chico’s Restaurant de Hialeah, una comunidad con enorme presencia cubana al norte de Miami. Un reciente mediodía gesticulaba señalando las mesas vacías y comentaba que las propuestas de Romney para revitalizar la economía eran una de las principales razones por las que votaba por él.

“No hay dinero, La gente ya no sale a comer”, se quejó Ovídez. Tal vez Romney pueda ayudar. Además, sostuvo, Romney es el único republicano que puede ganarle al presidente Barack Obama. “Es millonario, y con dinero ganas elecciones”, afirmó.

En la última semana hubo varias encuestas que indicaron que Romney se alejaba de su principal rival, Newt Gingrich, en la Florida.

El 11,1% del electorado republicano de la Florida es hispano. Y entre los hispanos, los cubanos representan el 32,1% y los puertorriqueños el 28,4%. Un 25% son oriundos de Centro y Sudamérica, según el Centro Hispano Pew, quien cita datos de la División de Elecciones de la Florida.

Ana Carbonell, influyente consultora de los republicanos que apoya a Romney, calcula que el 14% de los votos que se emiten en las primarias republicanas del estado son del condado de Miami-Dade, donde el 75% de los residentes son cubanos o de ascendencia cubana.

Generalmente los cubanos son los que más acuden a las urnas. En el 2008 ayudaron a que John McCain derrotase a Romney en las primarias. Romney perdió feo en Miami-Dade, donde se concentra mayormente este bloque.

La popularidad de Romney entre la vieja guardia cubana se hizo evidente la semana pasada cuando fue ovacionado de pie antes de hablar ante 400 líderes cívicos y del exilio. Llenaron la Freedom Tower, el edificio del centro de Miami donde miles de cubanos que escapaban de la revolución de Fidel Castro recibieron sus primeros cuidados médicos y fueron procesados por funcionarios de inmigración en los años 60. Romney estuvo acompañado por prominentes políticos cubanos, incluidos el senador nacional Mel Martínez y la representante Ileana Ros-Lehtinen.

Romney resaltó sus conocimientos empresariales y disertó sobre la economía, pero también habló del orgullo que sienten los cubanos por su nación y de su angustia por los líderes que tiene.

Gingrich, por su parte, ha propuesto una “primavera cubana” contra el régimen castrista. De ser elegido, dijo el viernes a líderes cívicos y empresariales hispanos, haría uso de “la fuerza moral de un presidente estadounidense que habla en serio cuando dice que quiere liberar al pueblo cubano y de la voluntad de intimidar a los opresores y decirles que ‘tendrán que rendir cuentas'” por sus actos.